Avi Loeb insiste: Oumuamua era una nave extraterrestre

By 07/01/2021 Portal

El astrónomo principal de la Universidad de Harvard Abraham (Avi) Loeb no da su brazo a torcer. El científico, en efecto, sigue convencido de que Oumuamua, el primer objeto interestelar observado por el hombre mientras cruzaba el Sistema Solar, no es una roca llegada de otras estrellas, sino un objeto de origen artificial.

As√≠ lo afirma el investigador en su nuevo libro ¬ęExtraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth¬Ľ (¬ęExtraterrestre: el primer signo de vida inteligente m√°s all√° de la Tierra¬Ľ), en el que asegura que ¬ęnuestro Sistema Solar fue visitado recientemente por tecnolog√≠a alien√≠gena avanzada procedente de una estrella distante¬Ľ.

Oumuamua fue visto por primera vez el 19 de octubre de 2017 por el astr√≥nomo canadiense Robert Weryk con el telescopio Pan-STARRS, un novedoso instrumento desarrollado por la Universidad de Haw√°i. Tras las primeras observaciones, se comprob√≥ que su √≥rbita era demasiado exc√©ntrica y su velocidad demasiado elevada como para ser un objeto originario del Sistema Solar: se trataba, sin duda alguna, de ¬ęalgo¬Ľ llegado de otra estrella. ¬ŅPero de cu√°l? Su punto de origen, tres a√Īos despu√©s de su descubrimiento, sigue siendo un misterio, aunque varios investigadores creen que podr√≠a ser la nube molecular gigante (GMC) W51, a ¬ęsolo¬Ľ 17.000 a√Īos luz de la Tierra. Para Loeb, sin embargo, ser√≠a imposible que Oumuamua hubiera realizado un viaje tan largo hasta el Sistema Solar sin acabar hecho pedazos.

En cuanto a su naturaleza, al principio se pens√≥ que se trataba de un cometa, pero esa idea tuvo que ser desechada ya que Oumuamua (que en hawaiano significa ¬ęprimer mensajero distante¬Ľ) no mostraba signo alguno de sublimaci√≥n o evaporaci√≥n, lo que generalmente provoca que los cometas tengan una caracter√≠stica cola (llamada coma) que siempre apunta en direcci√≥n opuesta al Sol.

Avi Loeb fue, precisamente, uno de los primeros en estudiar a fondo el objeto interestelar, y su conclusi√≥n fue que tampoco se trataba de un asteroide. Seg√ļn escribe el investigador, ¬ęse mov√≠a demasiado r√°pido a lo largo de una √≥rbita extra√Īa y no dejaba rastro de gas o escombros a su paso. Solo hab√≠a una explicaci√≥n concebible: el objeto era una pieza de tecnolog√≠a avanzada creada por una civilizaci√≥n alien√≠gena lejana¬Ľ.

Aunque la idea m√°s extendida es que se trata de un objeto natural, lo cierto es que alrededor de Oumuamua se ciernen a√ļn numerosas inc√≥gnitas. El objeto, de color rojo y de forma alargada, en efecto, empez√≥ a acelerar contra todo pron√≥stico, y aunque esa aceleraci√≥n podr√≠a haber sido causada por una emisi√≥n de gases, los astr√≥nomos no consiguieron hallar ninguna evidencia que lo demostrara.

Seg√ļn Loeb, ¬ęviajando a una velocidad de 196.000 mph en 2017 -momento en el que se descubri√≥ este cuerpo por primera vez-, Oumuamua se clasific√≥ como un asteroide, y cuando luego aceler√≥, se descubri√≥ que ten√≠a propiedades m√°s similares a las de los cometas. Pero el objeto interestelar de 0,2 kil√≥metros de radio tampoco encajaba en esa categor√≠a, y su punto de origen sigue siendo un misterio¬Ľ.

Por √ļltimo, tampoco su composici√≥n est√° clara. Se lleg√≥ a sugerir que estaba hecho de hielo de hidr√≥geno molecular, lo que habr√≠a servido, entre otras cosas, para explicar su extra√Īa aceleraci√≥n. Pero esa idea fue duramente rebatida por el propio Loeb en un estudio de agosto de este mismo a√Īo, publicado en The Astrophysical Journal Letters.

La absoluta falta de emisiones de Oumuamua (ni se√Īales de radio ni ninguna otra emisi√≥n electromagn√©tica) hicieron pensar a Loeb que la supuesta nave llevaba mucho tiempo sin funcionar. Seg√ļn el cient√≠fico, podr√≠a tratarse de un objeto antiqu√≠simo que, tras cumplir su misi√≥n, sigue su viaje, inerte, a traves de la inmensidad del espacio.