China se posa en la Luna y será la primera en traer muestras a la Tierra en 50 años

By 01/12/2020 Portal

La sonda lunar china Chang’e 5 ha aterrizado en la Luna a las 16.11 de este martes. El aparato, compuesto por un módulo de descenso y un módulo de ascenso, despegó de la Tierra el pasado 23 de noviembre, y tiene el objetivo en convertirse en la primera nave en traer muestras de rocas y suelo lunar a la Tierra desde 1976.

La sonda, de 8,2 toneladas, se posó cerca de Mons Rümker, una montaña de la región de Oceanus Procellarum, un vasto mar lunar, o campo de lava, situado en el margen oeste de la cara visible de la Luna, según ha informado la Administración Espacial Nacional China (CNSA). Enseguida, el aparato desplegó su antena y un panel solar para iniciar sus operaciones.

Está previsto que la Chang´e 5 pase los próximos días recogiendo hasta 2 kilogramos de material lunar a una profundidad de un máximo de dos metros. Después, transferirá las piedras y el polvo recogidos hasta un vehículo de ascenso, que despegará de la Luna para encontrarse con un orbitador y una nave de regreso a la Tierra. Si todo va bien, las muestras aterrizarán en Mongolia a mediados de este mes.

Según ha informado «Space.com», esta será la primera vez que se envían muestras de regolito lunar pristino a la Tierra desde 1976, cuando la misión soviética Luna 24 trajo 170 gramos de material.

La exploración china de la Luna
La misión, bautizada en honor de la divinidad china de la Luna, es la continuación de los orbitadores Chang’e 1 y Chang’e 2, lanzados en 2007 y 2010, respectivamente. También sigue el camino de la misión Chang’e 3 que posó un aterrizador y un rover en la Luna, en 2013, y de la Chang’e 4, que posó otro aterrizador y otro rover en la cara oculta, en 2019, permitiendo incluso que una semilla germinara en el espacio. Tanto los aterrizadores de las misiones Chang’e 3 y Chang’e 4, como el rover de la Chang’e 4, siguen hoy en funcionamiento.

La misión Chang’e 5 está diseñada para tener una vida muy breve. Sin embargo, se confía en que tenga mucho impacto, por permitir importantes investigaciones sobre el regolito lunar durante muchos años.

El aparato recogerá muestras de una región, Oceanus Procellarum, ya explorada finales de 1969 por la misión Apolo 12, y cuyos materiales tienen una antigüedad de alrededor de 3.000 millones de años. No obstante, en esta ocasión se recogerán muestras de Mons Rümker, cuyo regolito tiene una edad de solo 1.200 millones de añ0s.

Por eso, según la Sociedad Planetaria, una organización sin ánimo de lucro, la Chang’e 5 «ayudará a los científicos a entender qué ocurrió en la última etapa de la historia de la Luna, y cómo la Tierra y el Sistema Solar evolucionaron».

Además de esta misión de recogida de muestras, la misión Hayabusa 2, de la japonesa JAXA, está trayendo a la Tierra materiales recogidos del asteroide Ryugu, que llegarán este próximo 5 de diciembre. La misión OSIRIS-REx, de la NASA, tiene previsto traer muestras del asteroide Bennu en septiembre de 2023. Ya rondando la próxima década, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) tienen previsto enviar una ambiciosa misión para recoger muestras de Marte y traerlas a la Tierra, y de nombre «Mars Sample Return Mission».