Cuando Mark Twain desmont贸 la pseudociencia de la frenolog铆a

By 19/09/2020 Portal

La 芦craniometr铆a禄, utilizando la terminolog铆a de su creador, fue fundada en el siglo diecinueve por el alem谩n Franz Joseph Gall (1758-1828). Seg煤n este personaje, tanto las inclinaciones b谩sicas de una persona como su talento pueden ser identificadas mediante una r谩pida palpaci贸n del cr谩neo.

Para los fren贸logos decimon贸nicos la existencia de bultos en la cabeza era se帽al de que en el cerebro subyacente hab铆a una zona hipertrofiada, mientras que, si el sujeto lo que ten铆a era una depresi贸n 贸sea, lo que se traduc铆a era un 谩rea cerebral hipodesarrollada.

Los hermanos Fowler
El pa铆s m谩s receptivo a la frenolog铆a fue Estados Unidos, en donde lleg贸 a tener enormes repercusiones a escala social y econ贸mica, debido a que se generaron numerosas aplicaciones.

En este pa铆s alcanzaron cierto renombre los hermanos Fowler 鈥揕orenzo y Orson- que llegaron a publicar sendos libros que abordaban las diversas aplicaciones de la frenolog铆a en la vida diaria. Seg煤n ellos, mediante esta 芦ciencia禄 se pod铆a escoger desde la esposa ideal hasta el empleado perfecto.

Los Fowler fundaron el Instituto Frenol贸gico de la ciudad de Nueva York, que albergaba miles de pinturas, esqueletos y bustos frenol贸gicos. As铆 como un Gabinete Frenol贸gico 鈥揳l que bautizaron como G贸lgota- con una abundante colecci贸n de calaveras que se usaban como fines de investigaci贸n.

Twain desmonta la frenolog铆a
Los hermanos Fowler abrieron con su firma -en 1863- una sucursal en Londres y hasta ella se desplaz贸 Mark Twain en una de sus m煤ltiples giras europeas. No fue un encuentro casual, el escritor estadounidense ya hab铆a tenido experiencias en su pueblo natal con los fren贸logos a los que tachaba de charlatanes y embusteros.

Twain se present贸 con un pseud贸nimo y pidi贸 que se le realizase un estudio frenol贸gico. El propio escritor relat贸 tiempo despu茅s que le recibieron con cierta indiferencia, que le exploraron de forma somera y que tras eso le dieron un minucioso informe.

Entre los m煤ltiples comentarios se dec铆a que 芦pose铆a un coraje sorprendente, un esp铆ritu de atrevimiento anormal y una audacia que no ten铆a l铆mite禄. Para ser honestos, raz贸n no les faltaba.

Twain pag贸 gustosamente por los servicios prestados y regres贸 tres meses despu茅s, solicitando una nueva evaluaci贸n. En esta ocasi贸n se present贸 con su verdadera identidad, omitiendo su primera visita.

Seg煤n 茅l relatar铆a posteriormente, no fue reconocido por los Fowler y tras un minucioso estudio el resultado fue diferente al primero, lo cual pon铆a en entredicho la validez de la frenolog铆a.

No satisfecho con esto, a帽os despu茅s -ya en la ciudad de Nueva York- se someti贸 a una tercera valoraci贸n. En esta ocasi贸n la exploraci贸n fue llevada a cabo por otro miembro de la familia Fowler, uno de los hijos de Lorenzo. Como hab铆a supuesto Twain, el resultado tampoco se ajust贸 a ninguno de los anteriores.

Y es que la frenolog铆a, al igual que la teor铆a de los humores o el mesmerismo, fue una aproximaci贸n a la ciencia, dentro de un marco hist贸rico determinado. Con las limitaciones propias de la 茅poca los fren贸logos intentaron resolver fen贸menos neurol贸gicos a los cuales tan s贸lo se encontr贸 soluci贸n en la centuria siguiente.

Pedro Gargantilla es m茅dico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgaci贸n.