El antepasado más antiguo de los americanos vivió en Siberia

By 25/05/2020 Portal

La primera colonización de América, según la teoría más aceptada, supuso un viaje formidable a pie desde Asia a través de un antiguo puente terrestre que abarca el estrecho de Bering, sumergido al final de la última glaciación, y Canadá. Pero, ¿de dónde vinieron exactamente esos auténticos pioneros? Un nuevo estudio publicado en la revista «Cell» ha logrado encontrar a su pariente más antiguo, un hombre que vivió hace 14.000 años en los alrededores del lago Baikal, en Siberia.

Investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena (Alemania) han secuenciado el genoma de 19 individuos del Paleolítico superior en esa región siberiana. Los resultados revelan que el vínculo entre el antiguo pueblo siberiano y el nativo americano es mucho más profundo y fuerte de lo que se creía.

Estudios anteriores ya habían indicado una conexión entre las poblaciones de Siberia y América, pero este individuo de 14.000 años es el más antiguo en tener la ascendencia mixta presente en los nativos americanos. Los investigadores emplearon técnicas de vanguardia en biología molecular para secuenciar su genoma a partir de un diente extremadamente fragmentado excavado en 1962 en el sitio Ust-Kyahta-3.

Este individuo del sur de Siberia, junto con un mesolítico más joven del noreste de Siberia, comparten la misma mezcla genética de ancestros de la antigua Eurasia del Norte y del noreste de Asia que se encuentra en los nativos americanos, y sugiere que la ascendencia que luego dio el ascenso a los nativos americanos en América del Norte y del Sur se distribuyó mucho más de lo que se suponía anteriormente. La evidencia sugiere que esta población experimentó contactos genéticos frecuentes con las poblaciones del noreste de Asia, lo que resulta en proporciones de mezcla variables a lo largo del tiempo y el espacio.

«El genoma del paleolítico superior proporcionará un legado para estudiar la historia genética humana en el futuro», dice Cosimo Posth, autor principal del artículo. Se necesitan más pruebas genéticas de los grupos siberianos del Paleolítico superior para determinar cuándo y dónde se unió el acervo genético ancestral de los nativos de América.

Conexiones prehistóricas
Además de esta conexión transcontinental, el estudio también evidencia una conectividad dentro de Eurasia que puede verse tanto en los genomas humanos como en los patógenos que portaban. De esta forma, los investigadores pudieron realizar una descripción detallada de la historia de la población en la región del lago Baikal.

La presencia de ascendencia relacionada con la estepa de Europa del Este evidencia el contacto entre las poblaciones de la estepa del sur de Siberia y Eurasia occidental en el preámbulo de la Edad del Bronce Temprano, una era caracterizada por una creciente complejidad social y tecnológica. La sorprendente presencia de Yersinia pestis, el patógeno causante de la peste, apunta incluso a contactos más amplios.

Aunque se postuló que la propagación de Y. pestis sería facilitada por las migraciones desde la estepa, los dos individuos aquí identificados con el patógeno eran genéticamente del noreste de Asia. El análisis de isótopos de uno de los individuos infectados reveló una señal no local, lo que sugiere orígenes fuera de la región de descubrimiento. Además, las cepas de la peste que portaba la pareja están más estrechamente relacionadas con una cepa contemporánea identificada en un individuo de la región báltica del noreste de Europa, lo que respalda aún más la alta movilidad de esos patógenos de la edad de Bronce y probablemente también de las personas.

«Esta apariencia más oriental de las cepas antiguas de Y. pestis probablemente sugiere movilidad de largo alcance durante la Edad del Bronce», señala Maria Spyrou, una de las coautoras del estudio. «En el futuro, con la generación de datos adicionales, esperamos delinear los patrones de propagación de la peste con más detalle». concluye Johannes Krause, autor principal del estudio.