Estados Unidos aplaza su regreso al espacio

By 27/05/2020 Portal

Todo está a punto para el histórico lanzamiento de la misión «Demo 2», en el que será el primer vuelo tripulado de la NASA en nueve años, efectuado desde suelo americano, desde la última misión de un transbordador espacial.

A las 22.33 de esta noche, si la meteorología lo permite, un cohete Falcon 9 de la compañía SpaceX lanzará a los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley con rumbo a la Estación Espacial Internacional. La retransmisión especial de la NASA comenzará a las 18.00 de esta tarde.

Este tipo de vuelos se han hecho durante décadas de forma rutinaria desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, pero el de hoy tiene varias peculiaridades que le hacen muy importante.

Un importante vuelo de prueba
Para empezar, es el primer vuelo de prueba con tripulación a bordo de una nueva nave: la cápsula «Crew Dragon». Se trata de un futurista aparato diseñado para enviar cargas sensibles y a hasta siete tripulantes a la órbita del planeta, que se vale de la experiencia conseguida en dos decenas de vuelos de la cápsula «Dragon», no tripulada, para enviar suministros a la Estación Espacial Internacional. La «Crew Dragon» ya voló en marzo del año pasado en un vuelo no tripulado. Ahora, todo lo aprendido en esta misión será crucial para las próximas misiones tripuladas, que recibirán el apelativo de «Crew» y no «Demo», y que empezarán en agosto.

Si al lanzamiento acudirá el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y si será retransmitido en directo, no es porque sea un vuelo de prueba sin más. La relevancia del lanzamiento es que pondrá fin a la dependencia de las naves rusas y que será el primer despegue de astronautas en un vuelo orbital realizado por una compañía privada, SpaceX, que pondrá tanto el cohete como la cápsula. Además, se hará desde suelo estadounidense por primera vez desde que los caros y poco fiables transbordadores espaciales se pusieran fuera de servicio.

Para la NASA, el despegue de hoy supondrá la consolidación de un sistema de lanzamiento privado, del que la agencia espacial es cliente, de gran importancia para el futuro de sus operaciones. Por tanto, marcará un importante hito en el programa Espacial de Vuelos Comerciales, lanzado durante la administración de Barack Obama.

Importancia para misiones comerciales
¿Qué operaciones espera realizar la NASA? Tanto las que se lleven a cabo en la Estación Espacial Internacional, como futuras misiones a la Luna, sin olvidar una lucrativa y futura actividad de compañías comerciales.

Tal como dijo este martes Jim Bridestine, administrador de la NASA, el objetivo es «comercializar la órbita terrestre»: «Estamos transformando la forma en la que viajamos al espacio».

En los próximos años, esperan poder explorar y establecerse en la Luna de forma sostenible, gracias a la ocntribucion de empresas privadas, y aumentar la explotación de la órbita de la Tierra.

Barajan fundar múltiples estaciones espaciales comerciales y que la órbita pase a ser un mercado de 400.000 millones de dólares, incluyendo satélites de comunicaciones y observación, a un mercado de un billón, donde habrá turistas y usuarios de vuelos espaciales.

22.39

El mal tiempo ha truncado el histórico despegue de la misión «Demo 2», en la que SpaceX iba a lanzar a los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley a la Estación Espacial Internacional. Ahora, la ventana de oportunidad, el margen de tiempo dictado por la mecánica orbital en que se puede lanzar la «Crew Dragon» para interceptar a la Estación Espacial Internacional, se ha retrasado hasta el fin de semana. Si la meteorología lo permite, a las 21.22 de este sábado Estados Unidos lanzará astronautas a un vuelo orbital por primera vez en nueve años. También será la primera vez en que lo hará una compañía privada, SpaceX, y la primera vez en que volará la «Crew Dragon» con tripulación a bordo. El lanzamiento pondrá fin a la dependencia de la NASA de las naves rusas Soyuz y supondrá la consolidación de un sistema de lanzamiento privado, del que la NASA es cliente, y que tendrá gran importancia para el futuro de sus operaciones. Entre éstas destacan las misiones a la Estación Espacial Internacional y futuras misiones a la Luna, sin olvidar una lucrativa y futura actividad de compañías comerciales, con estaciones espaciales privadas y turistas espaciales. Por tanto, el lanzamiento del Falcon 9, con los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley a bordo, está llamado a marcar una nueva época en la carrera espacial. Cerramos el directo. Muchas gracias por seguirnos.

22.23

El lanzamiento se ha cancelado a causa de las malas condiciones meteorológicas. El propelente del cohete ha comenzado a vaciarse. En unos pocos minutos, los tripulantes podrán descender del aparato. La próxima oportunidad llegará el sábado, a las 21.22 de la noche.

22.18

«Launch abort started!». Se cancela el despegue del Falcon 9.

22.17

En un minuto se comunicará el último informe meteorológico. El oficial responsable no ha sido muy optimista. Pidió estudiar retrasar 10 minutos el despegue.

22.12

El tiempo para el lanzamiento es -22.30. A pesar de todo, todavía no es seguro que el Falcon 9 vaya a despegar a causa de las condiciones meteorológicas. Se teme que el viento y la lluvia dificulten el lanzamiento y que en caso de emergencia los equipos de rescate repartidos por el Atlántico no puedan acudir al rescate de los astronautas.

Parte del oxígeno líquido es ventilado fuera del fuselaje del Falcon 9
22.06

Si alguno de los responsables dice «hold», el lanzamiento se cancelará hasta este fin de semana. En seis minutos se hará una nueva actualización meteorológica que decidirá si se lanza el cohete o no.

22.04

Las turbo-bombas han completado un 8% del llenado del propelente. En poco más de 10 minutos comenzaría el llenado de la segunda etapa, diseñada para funcionar dos minutos y 44 segundos de después del despegue y de la ignición de la primera etapa. Todavía es posible que la meteorología obligue a abortar el despegue.

22.00

Comienza la carga de queroseno y oxígeno líquidoComienza la carga de queroseno para cohetes (RP1) y oxígeno líquido criogenizado (LOX). Ambos entrarán en ignición gracias a un tercer compuesto que brillará con una llama verdosa durante unos instantes. El combustible y el comburente alimentarán tanto los motores Merlin de la primera etapa como los motores de la cápsula «Crew Dragon» que funcionarían en caso de emergencia.

21.53

Sistema de escape de emergencia armadoEl sistema de escape de emergencia está armado y listo para evacuar a los astronautas si hay algún problema. Ocho motores «SuperDraco» les permitirían alejarse del vehículo en cuestión de décimas de segundo. Estamos a tiempo -37.00 para el despegue.

21.48

Autorización para la carga de combustibleSe autoriza el llenado del Falcon 9. Se retrae el brazo de acceso de la tripulación. Todavía queda la duda de saber cuánta lluvia va a haber en los próximos minutos, mientras se llenan los depósitos de la primera fase del cohete. De momento, la tendencia de la meteorología va en la buena dirección.

21.46

«Go for launch»En dos minutos el equipo de 13 ingenieros encenderá las luces para indicar que sus sistemas están listos para el despegue, e irán diciendo«go, go, go». Desde ese momento, comenzará la secuencia de despegue. Los nueve motores Merlin del Falcon 9 rugirán en poco más de 45 minutos. Los operarios todavía están vigilando una célula nubosa en el radar que podría causar complicaciones.

21.43
<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»en» dir=»ltr»>Time to tune in on your favorite device for <a href=»https://twitter.com/hashtag/LaunchAmerica?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw»>#LaunchAmerica</a> <br><br>Coming up soon is the launch readiness poll (3:48pm ET) in which the team votes GO or NO GO for liftoff of <a href=»https://twitter.com/Astro_Doug?ref_src=twsrc%5Etfw»>@Astro_Doug</a> and <a href=»https://twitter.com/AstroBehnken?ref_src=twsrc%5Etfw»>@AstroBehnken</a>! <br><br>Watch: <a href=»https://t.co/Djy13o0Bty»>https://t.co/Djy13o0Bty</a></p>&mdash; Jim Bridenstine (@JimBridenstine) <a href=»https://twitter.com/JimBridenstine/status/1265728493675053056?ref_src=twsrc%5Etfw»>May 27, 2020</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

21.43

La decisión definitiva sobre si el Falcon 9 se lanzará o no llegará a las 21.48, cuando se anunciará la decisión sobre el «go or no go».

21.36

Uno de los ingenieros ha dado el «go for launch», para anunciar que los sistemas están funcionando nominalmente (es decir, correctamente), pero todavía se espera una actualización meteorológica.

Estado del cohete y la tripulación a las 21.33, a una hora del lanzamiento
21.30

En unos minutos se finalizará el informe meteorológico. Si se da luz verde, a 35 minutos del lanzamiento se llenarán los enormes tanques de combustible del cohete Falcon 9, con queroseno para cohetes y oxígeno líquido criogenizado.

21.27

Recapitulamos por última vez: Falta una hora y ocho minutos para el despegue de la misión «Demo 2», con los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken a bordo, con rumbo a la Estación Espacial Internacional. Es el primer vuelo de la «Crew Dragon» con una tripulación a bordo, y la primera vez que la NASA recurre a una compañía privada para lanzar a sus astronautas Desde 2011, lo había hecho además desde Kazajistán, y no desde suelo americano. Se espera que con este lanzamiento la carrera espacial se reactive gracias a la iniciativa privada y los lanzamientos más baratos.

21.21

En menos de media hora se dará luz verde a la preparación del cohete para el despegue, si finalmente se autoriza el lanzamiento a causa de las condiciones meteorológicas.

21.15

Desde el último vuelo del transbordador Atlantis, el 8 de julio de 2011, no se ha lanzado a ningún astronauta desde suelo americano. Ahora se pretende recurrir a una empresa, SpaceX, que ha logrado abaratar los costes, y usar un sistema fiable, sin las dudas que generaban los transbordadores, siniestrados en dos ocasiones con catastróficas consecuencias.

21.08

En la estación espacial Doug Hurley se reencontrará con Chris Cassidy, comandante de la actual expedición en el laboratorio orbital, con quien voló en el transbordador Endeavour en 2009. El encuentro será en unas 24 horas, si el despegue tiene lugar hoy. Se puede recordar ahora que los transbordadores espaciales podían enviar a siete astronautas al espacio, previo pago de unos 450 millones de dólares. La «Crew Dragon» puede también enviar a siete astronautas, con un coste esperado de 160 millones de dólares. Además, tanto la cápsula como la primera etapa del Falcon 9 es reutilizable.

21.04

Christina Koch, la mujer que más tiempo ha pasado en el espacio en una única misión, está interviniendo ahora.

21.00

El japonés Soichi Noguchi será uno de los próximos tripulantes de la «Crew Dragon», en el vuelo «Crew 1», que se lanzará a partir de agosto, junto a otros tres compañeros. Ése será su tercer vuelo al laboratorio orbital y ha destacado una de las ventajas de trabajar allí: la gran cúpula, un ventanal instalado hace unos años en la estación para ver la Tierra desde las alturas. Dada la experiencia de Behnken y Hurley, y las similitudes de todos los lanzamientos, Noguchi ha dicho que cree que los astronautas están tranquilos, a pesar de que están a solo unos minutos del despegue.

20.56

Rumbo a la Estación Espacial InternacionalKirt Costello, jefe científico de la Estación Espacial Internacional, habla de cuál es el destino de Bob Behnken y Doug Hurley: un laboratorio orbital que vuela a 400 kilómetros de altura y que tiene la extensión de un campo de fútbol. Desde que se construyó, en este laboratorio se han hecho decenas de miles de experimentos, que han servido para desarrollar nuevos materiales, hacer mejores cables de fibra óptica o hacer investigaciones en salud humana, con tratamientos, medicamentos o producción de tejidos. No hay que olvicar que esta estación es el único lugar donde se pueden hacer experimentos en condiciones de microgravedad. Está previsto que los Behnken y Hurley pasen varias semanas a bordo de la estación, ya tripulada por otros tres astronautas.

20.48

Faltan una hora y 47 minutos para el despegue. El Air Force One, con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a bordo, ha hecho aparición estelar. Trump presenciará el despegue, si se llega a producir.

20.40

En este vídeo podéis aprender más sobre la cápsula «Crew Dragon». Ha comenzado un nuevo chequeo de comunicaciones entre tripulantes (nombrados bajo el apelativo «Dragon») y diversos ingenieros del centro de control, bajo el apelativo «NGNC».

20.36

Los astronautas tienen tres pantallas LCD donde obtienen importantes datos de la nave, como la altitud, la temperatura, el estado de la escotilla, el apogeo o el perigeo, así como las próximas etapas de la misión. Debajo hay varios botones. En el medio destaca el botón para abortar el lanzamiento. El aspecto de la cápsula contrasta con los complejos paneles de mando de naves usadas anteriormente.

20.33

La compuerta de la «Crew Dragon» se ha cerrado a dos horas del despegue. Los operarios están haciendo un chequeo de fugas, para comprobar que la cápsula está correctamente sellada, equipados con tablets y varios futuristas equipos.

20.31

Tom Cruise en la Estación Espacial Internacional¿Qué será posible con esta comercialización del espacio? Jim Bridestine ha dicho que les gustaría tener a Tom Cruise en la Estación Espacial Internacional filmando una película… ¿Se hará realidad? «Si podemos tener a Tom Cruise para inspirar a un niño o a un futuro Elon Musk sería genial, es lo que necesitamos, una nueva generación de Elon Musks». Y Elon Musk ha contestado: «¡Yo querría ver esa película!».

20.28

Musk ha dicho que a SpaceX les ha llevado cuatro años hacer unos «trajes que tengan buen aspecto y que funcionen bien». Estos trajes serán los que sustituyan el «traje calabaza», usado por la NASA en los transbordadores, y el Sokol, usado en las Soyuz. «Queremos reimaginar el sueño del espacio», ha dicho Musk. Parce que la estética tendrá una importancia mayor que la que ha tenido hasta ahora.

20.21

Elon Musk, director general de SpaceX, está confesando que no pensaba que este día iba a llegar, con su tímida voz: «Ni siquiera soñé conque esto fuera a hacerse realidad». Si todo va bien, su compañía y sus cohetes reutilizables se convertirán en una de las que le permitirá a la NASA enviar a sus astronautas al espacio en los próximos años, junto a Boeing. No hay que olvidar que en solo cuatro años, la NASA tratará de enviar astronautas a la Luna y que en 2023 un turista, el multimillonario japonés Yusaku Maezawa, circunnavegará la Luna en una nave de SpaceX. Tal como ha vuelto a reafirmar Jim Bridestine, administrador de la NASA, el objtivo es «comercializar el espacio». Ahora parece ciencia ficción, pero desde el lanzamiento de hoy es probable que los turistas empiecen a viajar a la órbita y quizás más alla. ¿Cómo afectará eso a la carrera espacial y a los objetivos de ir a la Luna y a Marte?

20.18

Los astronautas ahora están en posición de lanzamiento, con sus espaldas en paralelo con el suelo. Faltan dos horas y 20 minutos para el lanzamiento. En la web de SpaceX explican cuáles van a ser las fases de las maniobras, desde el llenado de los tanques de la primera y segunda etapas, a MáxQ, el momento de máxima tensión estructural del cohete, a 58 segundos del despegue. El Falcon 9 habrá acelerado a una gran velocidad y estará transitando una zona donde la atmósfera todavía es densa.

20.11

Los astronatuas y el personal acaban de confirmar que las comunicaciones funcionan correctamente. En pocos minutos los asientos de los astronautas van a rotar para situarse en configuración de vuelo.

Doug Hurley y Bob Behnken acaban de hacer el «comm-check» con el «capcom», el jefe del equipo del centro de control en Hawthorne, en California. Se pueden oir los familiares pitidos entre comunicaciones que se han usado durante décadas en misiones espaciales
20.02

Desde SpaceX recuerdan el largo camino que ha hecho falta hasta llegar hasta el día de hoy. El Falcon 9 lleva siendo usado diez años y se ha lanzado más de 80 veces. Gracias a miles de pruebas y de modificaciones, hoy el cohete se considera lo suficientemente fiable como para transportar a seres humanos. Una de las claves es el «Launch Abort Trigger», un sistema diseñado para asegurar el escape de los astronautas en un despegue fallido, y se activa automáticamente, cuando el cohete detecta que algo va mal. En este caso, la máquina reacciona más rápido que el humano. Primer «comm-check».

20.00

El parte meteorológico sigue siendo favorable, aunque las nubes y el viento acechan. Los operarios no solo están vigilando las condiciones alrededor del sitio de lanzamiento, sino también alrededor del mundo. El motivo es que es necesario asegurar que, en caso de abortar el despegue, la cápsula pueda ser recogida en el Atlántico por alguno de los equipos de rescate que están a la espera. Quedan poco menos de dos horas para que el cohete comience a cargarse de combustible para el despegue.

Los operarios están conectando los trajes de los astronautas a la nave. Las conexiones permitirán la comunicación, la presurización del traje, en caso de emergencia y el suministro de aire. Una vez finalizada la conexión, harán un «comm-check», un chequeo de las comunicaciones

Los astronautas van a embarcar. El personal y los astronautas van vestidos con trajes futuristas que parecen salidos de una película de la saga «Star Wars»
19.43

Los astronautas se dirigen al nivel 255, donde se encuentra la sala blanca. Desde allí, accederán al cohete. Hurley está aprovechando para hacer una última llamada personal, antes del lanzamiento.

19.36

La tripulación acaba de llegar al cohete, a bordo de dos Teslas. El cielo parece amenazadoramente grisáceo.

19.31

El convoy se acerca a la BDA, de «Blast Dangerous Area», la zona donde las temperaturas y el sonido del cohete serían altamente peligrosos para cualquier persona, en la Plataforma de Lanzamiento 39, en el Centro Espacial Kennedy, Florida, que vio despegar las misiones del programa Apolo y los transbordadores espaciales. Están a punto de embarcar en la nave. Quedan unas tres horas para el despegue.

19.18

Los astronautas se despiden de su familia y se disponenen a dirigirse al cohete. En poco más de tres horas, estarán viajando al espacio a bordo de un cohete de 70 metros de altura. Partirán desde el mismo punto en que se lanzaron las misiones del programa Apolo.

19.05

Así será la misiónSe considera que las condiciones meteorológicas son aceptables, pero todavía falta por confirarse si el lanzamiento se va a producir hoy, finalmente. Si así es, ¿cómo será? La misión comenzará 22.33 cuando el cohete Falcon 9 despegue desde la plataforma 39A (la misma que en la misión Apolo 11) y acelere hasta alcanzar una velocidad de más de 27.000 km/h. La cápsula «Crew Dragon» se separará y pondrá rumbo a la Estación Espacial Internacional, a la que llegará unas 19 horas después y donde los astronautas permanecerán entre uno y cuatro meses realizando trabajos científicos y técnicos. Mientras, el Falcon 9 comenzará su descenso para aterrizar en la plataforma flotante de SpaceX «Por supuesto todavía te quiero», en el Atlántico. La misión todavía no habrá acabado. La cápsula se desacoplará de forma autónoma de la estación espacial para reingresar a la atmósfera terrestre y desplegar los dos primeros paracaídas a más de 5.400 metros de altura. Otros cuatro paracaídas se desplegarán a 1.900 metros y, finalmente, la nave amerizará frente a la costa atlántica de Florida, a unos 27 kilómetros por hora.

18.59

Otro de los grandes protagonistas de esta misión será el cohete Falcon 9. Es un cohete cuya principal característica es que es reutilizable, puesto que la primera etapa del lanzador son capaces de posarse en tierra después de lanzar la cápsula que transporta, lo que abarata los costes. Tanto como para permitir el acceso al espacio de más compañías privadas, cargas y quizás hasta turistas. El Falcon 9 mide 70 metros de altura y puede lanzar hasta 23.000 kg de carga a la órbita baja de la Tierra (LEO). Va equipado con nueve motores Merlin, para una primera etapa, y con un motor de combustible líquido para una segunda etapa. Además, va provisto de alerones de titanio para permitir el aterrizaje después del lanzamiento. En total, este cohete se ha usado en 83 lanzamientos y ha aterrizado 44 veces.

18.55

Elon Musk, director general de SpaceX, y Jim Bridestine, administrador de la NASA, han visitado a los astronautas, después de que acabasen sus pruebas de presión con los trajes. Ningún cohete de Musk ha lanzado a ningún tripuante hasta ahora.

Fotografía promocional de la misión «Demo 2», donde se apreciar el diseño de los trajes- SpaceX

18.49

La nave estará tripulada por el coronel Bob Behnken, ingeniero de vuelo que voló dos veces a bordo del transbordador espacial Endeavour y con amplia experiencia en vuelos de prueba. A pesar de eso, reconoce que ver un lanzamiento de un cohete con gente conocida a bordo le crea una fuerte sensación de hormigueo en el estómago. Dice que su objetivo es completar un montón de objetivos para confirmar que la cápsula está lista para confirmar que sus sistemas están listos para futuras misiones.

18.48

En estos momentos los astronautas están haciendo las pruebas de presurización-despresurización de sus trajes espaciales. La meteorología todavía arroja serias dudas sobre si el lanzamiento se producirá hoy.

18.44

Otra de las claves de la misión son los espectaculares trajes espaciales con los que Behnken y Hurley irán equipados, y que muestran, una vez más, la importancia que SpaceX le da al diseño de sus productos. Han sido creados por el diseñador de Hollywood José Fernández, especializado en vestir a superhéroes de películas como «Capitán América: Guerra Civil», «Batman vs Superman» o «Wonder Woman». Son trajes de una pieza diseñados para poder operar pantallas táctiles y se caracterizan por estar conectados con los asientos. En caso de que en la cabina se produjera una despresurización, están preparados para presurizarse y permitir la superviviencia de los tripulantes.

Interior de la cápsula «Crew Dragon»- SpaceX

18.39

La «Crew Dragon» es una cápsula, con aspecto de bala, de ocho metros de altura. Se caracteriza porque puede albergar a hasta siete tripulantes y su ergonómico diseño interior. Va equipada con ocho motores «Draco», para maniobrar la nave en todas direcciones en el espacio, lo que es fundamental para reentrar en la atmósfera y atracar en la Estación Espacial Internacional, y ocho motores «SuperDraco», diseñados para entrar en ignición en el caso de que haya que hacer un escape de emergencia.

18.33

El lanzamiento de hoy confirmará que la NASA puede recurrir a SpaceX para el envío de astronautas de forma regular a la Estación Espacial Internacional. Todo, desde el lanzamiento, el atraque y el amerizaje («splash-down»), estará sometido a un intenso escrutinio. El de hoy es, por encima de todo, un vuelo de prueba pilotado por dos pilotos con gran experiencia en naves experimentales y de guerra. SpaceX coordinará las operaciones desde su centro de control en Hawthorne, California.

18.24

Acaba de comenzar la retransmisión en directo de la NASA. El pronóstico meteorológico indica que hay un 50% de probabilidades de que el despegue se produzca hoy, a causa de la presencia de nubes y viento. Quedan poco más de cuatro horas para el despegue. Si no se produce, se volvería a intentar el sábado y el domingo. La primera etapa comenzará a 45 minutos del despegue, cuando se de autorización para la carga de combustible del cohete.

18.02 Bob Behnken, uno de los dos tripulantes, de la misión, publicaba esta imagen tomada esta misma mañana hace unos minutos. El cohete Falcon 9 aguarda en la plataforma de lanzamiento.<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»en» dir=»ltr»>Launch day. In America. <a href=»https://t.co/G94DMvVRGn»>pic.twitter.com/G94DMvVRGn</a></p>&mdash; Bob Behnken (@AstroBehnken) <a href=»https://twitter.com/AstroBehnken/status/1265670462815776768?ref_src=twsrc%5Etfw»>May 27, 2020</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

17.55

Todo está listo para el despegue de la misión «Demo 2», la primera misión tripulada a la órbita de la Tierra enviada desde suelo estadounidense desde 2011, fecha en la que voló por ultima vez un transbordador espacial. A las 18.15 la NASA comenzará un programa especial y a las 22.33, si la meteorología lo permite, se efectuará un lanzamiento: un cohete Falcon 9 lanzará a los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley a la Estación Espacial Internacional. Por primera vez, volará la cápsula «Crew Dragon» con tripulación a bordo y una empresa privada se encargará de sar servicio a la NASA, poniendo el lanzador y la nave. Hasta ahora, esta tarea recaía en las naves rusas Soyuz, lanzadas desde Kazajistán. Intentaremos contaros los detalles más importantes de la misión y de su significado hasta que los motores del Falcon 9 rujan en Cabo Cañaveral.

Con los motores a punto de ponerse a rugir, los depósitos llenos de oxígeno líquido y los astronautas Douglas Hurley y Robert Behnken a los mandes de la nave, una nube se cruzó en un día histórico para la conquista espacial. El cohete y la nave de Space X no abandonó ayer la lanzadera de la NASA en el Centro Espacial Kennedy en dirección a la Estación Espacial Internacional (EEI). Los que miraron al cielo en Florida para ver la columna vertical de humo y fuego y los millones de personas que lo seguían desde sus casas se quedaron con las ganas. El incierto pronóstico meteorológico, que arrancó el día con un 50% de posibilidades de que las nubes hicieran pasillo al cohete, acabó por poner el pulgar boca abajo.

Todo EE.UU., maniatado por la pandemia de coronavirus, estaba pendiente del lanzamiento. Sin partidos de baloncesto o béisbol en la tele, con la mayoría de los negocios cerrados o restringidos en buena parte del país, sin ganas de tomarse una cerveza en el bar con una mascarilla y distancia física, el despegue fue el acontecimiento del día. Cualquier observador distraído podría haberse preguntado por qué tanta algarabía con el cohete. Al fin y al cabo, EE.UU. y Rusia mandan astronautas y cosmonautas a la EEI de forma rutinaria desde hace décadas y China también ha puesto en el espacio a sus «taikonautas». El lanzamiento de ayer era, en efecto, un paso discreto en la conquista del espacio. «Pero un gran salto para la carrera espacial privada», se podría replicar en homenaje a Neil Armstrong, el primer hombre en poner el pie en la Luna, en 1969.

Se considera un vuelo histórico no por los avances técnicos sino por el cambio de paradigma en la conquista del espacio. La gran diferencia entre el viaje de Armstrong -y los astronautas que le precedieron y le sucedieron- y el de Behnken y Hurley no es si la nave es un cascarón de nuez metálico o una maravilla tecnológica. Lo decisivo es que los astronautas de ayer eran, de alguna forma, pasajeros. Y la todopoderosa NASA, el orgullo patriótico que llevó varias veces al hombre a la Luna, es un cliente de una compañía privada. Porque el gran protagonista fue SpaceX, que ayer estaba lista para entrar en la edad adulta y marcar el camino de lo que será el futuro de la conquista espacial, ya sea el regreso a la Luna o la ansiada llegada a Marte: una colaboración entre entidades públicas y privadas, con un creciente protagonismo de estas últimas.

La nave que alojó a los dos astronautas, la Crew Dragon, ha sido desarrollada por SpaceX. También el cohete, el Falcon 9. Sus comunicaciones eran con una sala de control con empleados de la compañía privada. El cambio es incluso estético: Hurley y Behnken vistieron trajes de astronauta de diseño, con un estilo entre minimalista y futurista, y los paneles de control de la nave ya no son un enjambre de botones, agujas y pequeños monitores, sino pantallas enormes táctiles. Incluso el diseño de la nave es más elegante.

La nueva situación la reconoció en la víspera el viceadministrador de la NASA, James Morhard: «Estamos muy interesados en ser clientes de SpaceX y de otras compañías en el futuro, estamos tratando de expandir la economía de los vuelos en órbita terrestre baja».

El de ayer era también el punto final de una larga travesía en el desierto para el sector aeroespacial de EE.UU.: era el primer despegue de astronautas de la NASA desde territorio estadounidense desde hace casi una década. El programa de transbordadores, que dominó las operaciones de la NASA desde finales de la década de 1970, estaba envejecido y era muy costoso para las arcas públicas. La puntilla trágica la tuvo en 2003 con el accidente del transbordador Columbia, que se desintegró en su reingreso a la atmósfera, con siete astronautas dentro.

El accidente llevó al entonces presidente, George W. Bush, a cerrar el programa de transbordadores, que volaron por última vez en 2011. Sin una alternativa preparada para llegar a la EEI, los astronautas han tenido que ir «de paquete» -y pagando mucho dinero- en las naves Soyuz rusas durante casi una década. Una humillación para EE.UU. que demostró su músculo tecnológico y militar frente la URSS y Rusia en la conquista del espacio. Desde el fin de la era de los transbordadores, las Administraciones tanto de Bush como de su sucesor, Barack Obama, y del actual presidente, Donald Trump, apostaron por la iniciativa privada.

El vuelo se traslada ahora a este sábado, si la meteorología caprichosa no lo impide, y marcará una nueva etapa de optimismo sobre el espacio en EE.UU. El año pasado, la nostalgia dominaba las celebraciones del medio siglo desde la llegada del hombre a la Luna. Ahora la sensación es la de volver a soñar con nuevas gestas, y de la forma más americana: dando la espalda a los rusos y de la mano del ingenio individual, de la iniciativa privada. «Es una oportunidad única para unir a EE.UU. y decir ‘mirad qué brillante es el futuro’», dijo el administrador de la NASA, en un momento en el que el país está más polarizado que nunca, con la reelección de Trump a la vuelta de la esquina y con el peso de la tragedia del coronavirus.

Trump no quiso perderse un evento tan popular y viajó hasta Florida. Su contrincante electoral, Joe Biden, trató de sacar partido del hito recordando que viene del Gobierno de Obama, en el que él era vicepresidente. Pero ahora, junto al lago de la NASA y la bandera de EE.UU. viaja el de SpaceX, la aventura empresarial de Elon Musk.