Hallan el objeto más distante jamás observado en el Sistema Solar

By 12/02/2021 Portal

Un equipo de astrónomos de distintas Universidades acaba de confirmar el hallazgo de un planetoide que está, por lo menos, cuatro veces más lejos del Sol que Plutón, lo que le convierte en el objeto más lejano observado hasta ahora en el Sistema Solar.

Bautizado por los científicos como ‘Farfarout’ para distinguirlo de «Farout», que hasta ahora tenía el récord de objeto más lejano y también descubierto por el mismo equipo de científicos, el planetoide, de unos 400 km de diámetro, fue detectado por primera vez en 2018, pero solo ahora se dispone de los datos suficientes para precisar su órbita. El nombre, sin embargo, no es oficial, y se cambiará por otro una vez que su órbita se determine con mayor exactitud dentro de unos años. El Centro de Planetas Menores lo ha designado como 2018 AG37.

Farfarout se encuentra, ahora mismo, a 132 unidades astronómicas (UA) del Sol. Una UA equivale a 150 millones de km, que es la distancia que hay entre la Tierra y el Sol. El objeto, pues, se encuentra 132 veces más lejos de nuestra estrella de lo que está nuestro planeta. En comparación, baste pensar que Plutón se encuentra ‘solo’ a 34 UA del astro rey.

Farfarout sigue una órbita muy alargada, que lo lleva hasta una distancia de 175 UA en su punto más distante y a apenas 27 UA (dentro de la órbita de Neptuno), en su punto de máximo acercamiento. El objeto tarda cerca de mil años en completar cada órbita, y en todas ellas cruza la órbita de Neptuno, por lo que los investigadores piensan que es muy probable que haya experimentado fuertes interacciones gravitacionales con el planeta gigante a lo largo de su historia, algo que explicaría la razón de su órbita tan extensa y alargada.

«Una sola órbita de Farfarout alrededor del Sol lleva un milenio -explica David Tholen, de la Universidad de Hawaii en Manoa y coautor del descubrimiento-. Debido a este largo periodo orbital, el objeto se mueve muy lentamente a través del cielo, lo que hace necesarios varios años de observación para determinar su trayectoria con precisión».

El planetoide fue descubierto por el telescopio Subaru, situado en la cima del monte Maunakea, en Hawaii, y fue seguido después por otros telescopios (el Gemini North y el Magallanes) para determinar su órbita con la mayor precisión posible. Por supuesto, y a esa enorme distancia del Sol, su brillo es muy escaso, aunque fue suficiente para que su diámetro se estimara en unos 400 km, lo que le coloca justo por debajo del tamaño mínimo de los planetas enanos. De ahí su clasificación como planetoide. Los investigadores creen que el objeto, además, posee grandes cantidades de hielo.

«El descubrimiento de Farfarout -dice por su parte Scott S. Sheppard, del Instituto Carnegie y otro de los descubridores del objeto- demuestra nuestra creciente capacidad para mapear el sistema solar exterior y observar cada vez más cerca de sus límites. Solo con los avances de los últimos años, con potentes cámaras digitales en telescopios muy grandes, ha sido posible descubrir de forma eficiente objetos tan distantes como este. Y aunque algunos de estos objetos distantes son bastante grandes, casi tanto como un planeta enano, sus brillos son muy débiles debido a sus distancias extremas del Sol. Farfarout es solo la punta del iceberg de los objetos del sistema solar distante».

Debido a que Neptuno interactúa a menudo con Farfarout, alterando su trayectoria, los datos orbitales y de movimiento de este objeto no pueden utilizarse para inferir si en los confines del Sistema Solar existe un planeta muy masivo y hasta ahora desconocido (el famoso Planeta 9). De hecho, para buscar signos de la existencia de ese gran e hipotético planeta solo pueden utilizarse objetos cuyas órbitas no se acerquen nunca a la de Neptuno, quedando fuera de su influencia gravitacional. Es el caso de Sedna o de 2012 VP113, que a pesar de estar más cerca del Sol que Farfarout (a unas 80 UA) nunca se acercan al gigante gaseoso, por lo que sus órbitas podrían estar influenciadas por el posible planeta desconocido.

En lugar de eso, como explica Chad Trujillo, del Departamento de Astronomía y Ciencias Planetarias de la Universidad de Arizona y otro de los miembros del equipo, «la dinámica orbital de Farfarout puede ayudarnos a comprender cómo se formó y evolucionó el propio Neptuno, ya que es probable que Farfarout haya sido expulsado al sistema solar exterior al acercarse demasiado al gigante gaseoso en un pasado distante. Y es probable que Farfarout vuelva a interactuar con Neptuno en el futuro, ya que sus órbitas se siguen cruzando».