Los vikingos pudieron propagar el virus más mortal del mundo

By 24/07/2020 Portal

Un equipo internacional de científicos ha descubierto cepas extintas de viruela en los dientes de esqueletos vikingos hallados en yacimientos de toda Europa. La investigación, publicada en la revista «Science», demuestra por primera vez que la enfermedad mortal afectó a la humanidad durante al menos 1.400 años.

La viruela se propaga de persona a persona a través de gotitas infecciosas, mata a un tercio de los enfermos y deja a otro tercio permanentemente cicatrizado o ciego. Alrededor de 300 millones de personas murieron solo en el siglo XX antes de que fuera oficialmente erradicada en 1980 a través de un esfuerzo de vacunación global, convirtiéndose en la primera enfermedad humana que fue eliminada.

Los investigadores, dirigidos por Eske Willerslev, profesor de la Universidad de Cambridge y director del Centro de Geogenética de la Fundación Lundbeck, en la Universidad de Copenhague, secuenciaron los genomas de las cepas de viruela extraídas de los dientes en once sitios de entierro de la era vikinga en Dinamarca, Noruega, Rusia y el Reino Unido. También encontraron el virus en múltiples restos humanos de Öland, una isla frente a la costa este de Suecia con una larga historia de comercio. El equipo pudo reconstruir los genomas del virus casi completos para cuatro de las muestras. Así se dieron cuenta de que su estructura genética es diferente del virus de la viruela moderno erradicado en el siglo XX. Por ese motivo, no saben cómo se manifestó la enfermedad en la Era Vikinga, pudo haber sido diferente de la cepa virulenta y moderna que mató y desfiguró a cientos de millones de personas.

Propagación por Europa

Vikingos masacrados del siglo X encontrados en una fosa común en el St John’s College de Oxford – Servicios arqueológicos del valle del Támesis

«Las personas que viajan por el mundo propagaron rápidamente el Covid-19 y es probable que los vikingos, que se movían por Europa y más allá, propagaran la viruela. Justo en ese momento, viajaban en barco en lugar de en avión», explica Willerslev. «La información genética de 1.400 años de antigüedad extraída de estos esqueletos es enormemente importante porque nos enseña sobre la historia evolutiva del virus variola que causó la viruela», añade.

La viruela fue erradicada en la mayor parte de Europa y Estados Unidos a principios del siglo XX, pero siguió siendo endémica en África, Asia y América del Sur. La Organización Mundial de la Salud lanzó un programa de erradicación en 1967 que incluyó el seguimiento de contactos y campañas de comunicación masiva, todas las técnicas de salud pública que los países han estado utilizando para controlar la pandemia de coronavirus de hoy. Pero fue el lanzamiento global de una vacuna lo que finalmente permitió a los científicos detener la viruela en su camino.

Los historiadores creen que la viruela pudo haber existido desde el año 10.000 a. C., pero hasta ahora no había pruebas científicas de que el virus estuviera presente antes del siglo XVII. No se sabe cómo infectó por primera vez a los humanos, pero, como el covid-19, se cree que proviene de animales.

«La línea de tiempo de la aparición de la viruela siempre ha sido poco clara, pero al secuenciar la cepa más temprana conocida del virus asesino, hemos demostrado por primera vez que la viruela existió durante la Era Vikinga», señala Martin Sikora, uno de los autores principales que dirigió el estudio, del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague.

A su juicio, «si bien no sabemos con certeza si estas cepas de viruela fueron fatales y causaron la muerte de los vikingos, ciertamente murieron con viruela en su torrente sanguíneo. Es también muy probable que haya epidemias antes de nuestros hallazgos de las que aún no hemos descubierto evidencias».

Vikingos en una fosa común en el St John’s College de Oxford

Servicios arqueológicos del valle del Támesis
Enfermedades emergentes
Los investigadores creen que comprender la estructura genética de este virus puede ayudar a los virólogos a comprender la evolución de no solo de este sino también de otros virus y luchar contra las enfermedades virales emergentes. Como explican, «el conocimiento del pasado puede protegernos en el presente. Cuando un animal o planta se extingue, no regresa. Pero las mutaciones pueden volver a ocurrir o revertirse y los virus pueden mutar o producirse una zoonosis», un brote de enfermedad infecciosa causada por un patógeno que salta de un animal no humano a un humano. Lo que se supone ha ocurrido con el nuevo coronavirus.

Como concluye el profesor Willerslev, «la viruela fue erradicada pero otra cepa podría derramarse del reservorio de animales mañana. Lo que sabemos en 2020 sobre virus y patógenos que afectan a los humanos hoy en día es solo una pequeña instantánea de lo que ha plagado a los humanos históricamente».