Por qué debemos reducir la ignorancia nutricional (y el consumo de carne)

La duda es vital en ciencia. De ella nace el principio de precaución, que persigue evitar la promoción de actividades (como el ayuno intermitente) hasta que no estemos seguros de que sus beneficios superan a sus potenciales riesgos. Pero la duda también es un producto fantástico para quien quiere promoverla: su existencia puede significar la diferencia entre vender un producto o no hacerlo para un “nutrido” grupo de consumidores a los que el factor salud influye en sus decisiones de compra.

Seguir leyendo