Los enrutadores WLAN proporcionan a su entorno Internet inalámbrica. Y cuando no tienen nada que hacer, se pueden aprovechar y reciclar sus ondas electromagnéticas, al menos en parte.