Una cara nunca vista en la era de los dinosaurios

By 26/11/2020 Portal

Una cara nueva, con un perfil superlativo, ha irrumpido en la era de los dinosaurios. Un equipo internacional de investigadores ha descubierto en Madagascar los restos f√≥siles de un ave extraordinaria de hace 68 millones de a√Īos, del tama√Īo de un cuervo y con un pico en forma de guada√Īa. Bautizada como Falcatakely, esta criatura que recuerda a un tuc√°n sugiere que otros seres alados que no hemos imaginado pudieron surcar los cielos prehist√≥ricos.

Las aves han jugado un papel fundamental en la comprensi√≥n de la evoluci√≥n biol√≥gica. A mediados del siglo XIX, las observaciones de Charles Darwin sobre el pico en los pinzones de las Gal√°pagos influyeron en su teor√≠a de la evoluci√≥n a trav√©s de la selecci√≥n natural. Seg√ļn los investigadores, este nuevo descubrimiento tambi√©n arroja luz sobre la evoluci√≥n, pero esta vez de los precursores de las aves modernas, mostrando c√≥mo animales muy distantes acabaron teniendo formas de cabeza similares.

Ilustración que representa al Falcatakely en medio de dinosaurios no aviares y otras criaturas durante el Cretácico Superior en Madagascar

Mark Witton
Bien conservado
El peque√Īo cr√°neo de 8,5 cm de Falcatakely fue encontrado bien conservado y casi completo en una roca de hace unos 70 millones de a√Īos. Se trata de un hallazgo inusual, ya que los fr√°giles huesos de aves son raros en el registro f√≥sil, y sus cr√°neos a√ļn lo son m√°s. El delicado esp√©cimen revel√≥ muchos detalles importantes, como los complejos surcos en los huesos que indicaron la existencia de una cubierta queratinosa expansiva, o pico, en vida.

¬ęCuando la cara comenz√≥ a emerger de la roca, supimos que era algo muy especial, si no completamente √ļnico¬Ľ, se√Īala Patrick O’Connor, profesor de anatom√≠a y neurociencia en la Universidad de Ohio y autor principal del estudio. Falcatakely pertenece a un grupo extinto de aves llamado Enantiornithes, que vivieron durante el Per√≠odo Cret√°cico y cuyos f√≥siles han sido localizados principalmente en Asia. ¬ęEstas aves ocuparon ecosistemas junto a sus parientes no aviares como Velociraptor y Tiranosaurio¬Ľ, dice Turner, profesor de ciencias anat√≥micas en la Universidad de Stony Brook y coautor del estudio.

Al no poder extraer los huesos individuales de Falcatakely de la roca para estudiarlos porque eran demasiado fr√°giles, el equipo de investigaci√≥n emple√≥ micro tomograf√≠a computarizada (őľCT) de alta resoluci√≥n y modelado digital para diseccionar virtualmente los huesos individuales. La impresi√≥n 3D ampliada de los modelos digitales permiti√≥ reconstruir el cr√°neo y compararlo con el de otras especies. A medida que avanzaba la investigaci√≥n, se hizo evidente que los huesos que formaban la cara en Falcatakely estaban organizados de una manera peculiar. Inesperadamente, se parec√≠a mucho a los tucanes modernos.

Evolución convergente
Para los investigadores, se trata de un ejemplo de evoluci√≥n convergente, cuando organismos no relacionados desarrollan el mismo rasgo de forma independiente. En las aves vivas, la parte superior del pico est√° formada por un solo hueso agrandado premaxilar, pero las primeras aves de la era de los dinosaurios, como el ic√≥nico Archaeopteryx, ten√≠an picos formados por dos huesos, un peque√Īo premaxilar y una gran maxilar. Sorprendentemente, Falcatakely ten√≠a la disposici√≥n primitiva pero una forma moderna, similar a los tucanes o c√°laos actuales, lo que indica que aves lejanamente emparentadas pudieron desarrollar formas de pico similares de formas diferentes.

Falcatakely convivi√≥ en lo que ahora es el noroeste de Madagascar, un entorno semi√°rido y altamente estacional, con otros animales verdaderamente extra√Īos, como el Simosuchus, similar a un cocodrilo de nariz chata, o el mam√≠fero
Adalatherium
, recientemente descrito como la ¬ębestia loca¬Ľ de la isla por su rareza. Probablemente, el aislamiento favoreci√≥ ese especie de mundo perdido. ¬ęEl descubrimiento de Falcatekely subraya que gran parte de la historia profunda de la Tierra todav√≠a est√° envuelta en un misterio -advierte O’Connor-, particularmente en aquellas partes del planeta que han sido relativamente menos exploradas¬Ľ. Qui√©n sabe si la paleontolog√≠a descubrir√° otras aves de aspecto extra√Īo en esa remota parte del mundo.