Busca a la rana de cristal que es capaz de ‘desaparecer’: el truco está en su hígado y su sangre

Por 22/12/2022 Portal

El camuflaje es una estrategia recurrente en la naturaleza: desde los insectos palo hasta el camaleón, muchos son los seres vivos que recurren a mimetizarse con el ambiente para evitar ser devorados por los depredadores. Hay algunos, sobre todo en el medio acuático, que consiguen incluso convertirse en transparentes, como es el caso algunas medusas, pulpos o peces. Sin embargo, en tierra firme la estratagema de ‘desaparecer’ es tremendamente rara. Aunque hay una excepción que confirma la regla: existe un grupo de anfibios, llamados ranas de cristal , que utilizan este método. Ahora, científicos del Museo Americano de Historia Natural y la Universidad de Duke han descubierto su truco: cuando duerme, su organismo es capaz de ‘esconder’ todos sus glóbulos rojos en el hígado, confiriéndole ese aspecto transparente. Los resultados acaban de publicarse en la revista ‘ Science ‘. Las ranas de cristal viven en los trópicos americanos y son anfibios nocturnos que pasan el día durmiendo boca abajo sobre el follaje. Mientras descansan, su espalda luce un verde brillante para mimetizarse con las hojas; pero la piel y músculos de la parte inferior -barriga y extremidades- se vuelven transparentes, permitiendo que sus huesos y órganos sean visibles pero que su silueta se confunda si se mira a través de las finas hojas de las plantas atravesadas por la luz. Investigaciones recientes han propuesto que esta adaptación enmascara los contornos de las ranas, poniéndoselo mucho más difícil a los depredadores. Sin embargo, aún no se comprende muy bien la técnica detrás de esta estrategia. Cuatro ranas sobre una hoja Jesse Delia «Hay más de 150 especies de ranas de cristal conocidas en el mundo y, sin embargo, solo estamos empezando a entender la increíble forma en la que interactúan con su entorno», afirma Jesse Delia , becario postdoctoral en el Departamento de Herpetología del museo y coautor del estudio. Él explica que animales acuáticos como los peces de hielo o las lavas de anguila no producen hemoglobina ni glóbulos rojos; sin embargo, las ranas de cristal utilizan otro enfoque: «Las ranas de cristal superan este desafío ocultando los glóbulos rojos de la vista», explica Carlos Taboada , herpetólogo de la Universidad de Duke y autor principal del estudio. « Casi pausan su sistema respiratorio durante el día, incluso a altas temperaturas ». Ninguna rana sufrió en el experimento Con el objetivo de aprender más sobre esta técnica anfibia, el equipo de Duke usó para analizarlo un método llamado imagen fotoacústica , que permite ‘ver’ a través del sonido: usa la luz para inducir la propagación de ondas de sonido desde los glóbulos rojos y así mapear la ubicación de las células dentro de las ranas, que estaban dormidas y no fueron inyectadas con agentes de contraste ni con anestesia, ya que los investigadores requerían de un entorno sin estrés, actividad o manipulación química para analizar bien este mecanismo. Una rana de cristal macho fotografiada desde abajo usando un flash, mostrando su transparencia Jesse Delia Los investigadores se centraron en una especie particular de rana de cristal, llamada Hyalinobatrachium fleischmanni . Descubrieron que esta especie en reposo aumenta su transparencia entre un se vuelven de 34% a un 61% al eliminar casi el 90% de sus glóbulos rojos de la circulación y ‘empaquetarlos’ dentro de su hígado, que contiene cristales reflectantes de guanina. Cada vez que las ranas necesitan volver a activarse, su sistema devuelve los glóbulos rojos a la sangre, lo que les da la capacidad de moverse aunque se vuelven más ‘opacas’, ya que la absorción de luz de estas células rompe la transparencia. A la izquierda, el sistema circulatorio de la rana de cristal dormida; a la derecha, la rana anestesiada Jesse Delia Además, examinaron tres especies más, incluida la Allophryne ruthveni , una especie estrechamente relacionada pero que no tiene el ‘poder’ de volverse translucida. Los investigadores encontraron que esta rana no almacenaba apenas glóbulos rojos en su hígado, lo que sugiere que esta habilidad es exclusiva de las ranas de cristal. Aún así, no se comprende del todo el mecanismo que impulsa la redistribución de glóbulos rojos en el organismo de estas especies, y no está claro si pueden manipular esta capacidad ‘a demanda’, por ejemplo, en presencia de un depredador; o si este comportamiento está influenciado por factores ambientales o de comportamiento, como la disponibilidad de comida o la temporada de apareamiento. A la izquierda, la rana de cristal durmiendo; en el centro, la rana activa; a la derecha, una especie de rana emparentada pero que no puede volverse transparente Jesse delia Aplicaciones futuras En la mayoría de los vertebrados, agregar a la sangre glóbulos rojos puede provocar la formación de coágulos que obstruyan el sistema circulatorio. Sin embargo, las ranas de cristal no experimentan este fenómeno, lo que plantea una serie de preguntas como si este ‘secuestro’ de glóbulos rojos afecta a la respiración celular o si estos anfibios poseen un metabolismo especial que se adapta a los cambios drásticos en la circulación de glóbulos rojos. Dichos estudios también podrían tener implicaciones para comprender los trastornos vasculares humanos y desarrollar un futuro fármaco anticoagulante más efectivo. «Este es el primero de una serie de estudios que documentan la fisiología de la transparencia de los vertebrados y, con suerte, estimulará el trabajo biomédico para traducir la fisiología extrema de estas ranas en nuevos objetivos para la salud humana y la medicina», sentencia Delia. MÁS INFORMACIÓN noticia Si Los homínidos ya surcaban los mares casi 200.000 años antes de la aparición de Homo sapiens noticia No Científicos españoles modifican genéticamente bacterias para enseñarlas a ‘leer’ morse ———– Como cada año, el 22 de diciembre vuelve el sorteo extraordinario de Lotería de Navidad , que en esta ocasión reparte 2.500 millones de euros. Aquí puedes comprobar Lotería de Navidad , si tu décimo ha sido agraciado con alguno de los premios y con cuánto dinero. ¡Mucha suerte!