China logra recoger rocas tres horas después de posarse en la Luna

By 02/12/2020 Portal

La sonda china Chang’e 5 ha logrado recolectar muestras de roca y suelo lunares tan solo tres horas despu√©s de posarse en la regi√≥n de Oceanus Procellarum (Oc√©ano de las Tormentas), un campo de lava situado en el margen oeste de la cara visible de nuestro sat√©lite natural.

El artilugio, compuesto por un módulo de descenso y uno de ascenso, despegó el pasado 23 de noviembre con el objetivo de traer material lunar a la Tierra por primera vez desde 1976. Tras su alunizaje exitoso ayer martes, rápidamente se puso manos a la obra. Comenzó con unos trabajos de preparación, incluido el despliegue de las alas solares.

La Administraci√≥n Nacional del Espacio de China (CNSA), citada por Xinhua, ha anunciado que los trabajos de la sonda transcurrieron seg√ļn lo planeado. De esta forma, termin√≥ las tareas de perforaci√≥n y empaquetado de muestras lunares a las 22.53 hora peninsular espa√Īola, apenas tres horas despu√©s del alunizaje.

Chang’e 5 adopta dos m√©todos de muestreo lunar. Uno implica el uso de taladros para obtener muestras de un agujero de dos metros de profundidad. Este material actuar√° como un archivo de la Luna, con la informaci√≥n de hace mil millones de a√Īos. Por otra parte, un brazo mec√°nico recolectar√° muestras de la superficie, que dar√°n a los cient√≠ficos datos m√°s actuales. En total, est√° previsto que el m√≥dulo recupere aproximadamente dos kilogramos de rocas y regolito (suelo lunar), las primeras muestras lunares obtenidas por China y las primeras que se traer√°n a la Tierra desde la d√©cada de los 70 del siglo XX.

Una vez obtenidas, las muestras se almacenarán en el ascendedor, que se elevará desde la superficie lunar para transferirlas al regresador y al orbitador que esperan en la órbita lunar. El encuentro no tripulado y el acoplamiento en la órbita lunar también será la primera tarea de este tipo realizada por China.

Luego, en el momento adecuado, el módulo se separará del orbitador y llevará las muestras de regreso a la Tierra, que finalmente aterrizará en la Mongolia Interior, en el norte de China.

La misi√≥n, bautizada en honor de la divinidad china de la Luna, es la continuaci√≥n de los orbitadores Chang’e 1 y Chang’e 2, lanzados en 2007 y 2010, respectivamente. Tambi√©n sigue el camino de la misi√≥n Chang’e 3 que pos√≥ un aterrizador y un rover en la Luna, en 2013, y de la Chang’e 4, que pos√≥ otro aterrizador y otro rover en la cara oculta, en 2019, permitiendo incluso que una semilla germinara en el espacio. Tanto los aterrizadores de las misiones Chang’e 3 y Chang’e 4, como el rover de la Chang’e 4, siguen hoy en funcionamiento.

La misi√≥n Chang’e 5 est√° dise√Īada para tener una vida muy breve. Sin embargo, se conf√≠a en que tenga mucho impacto, por permitir importantes investigaciones sobre el regolito lunar durante muchos a√Īos.