China trae a la Tierra muestras de la Luna por primera vez en 44 años

By 18/12/2020 Portal

Por primera vez después de más de cuatro décadas, la humanidad ha conseguido recuperar rocas lunares. Este miércoles, una cápsula cargada con tierra y grava lunar aterrizó en el desierto de Mongolia, poniendo el broche de oro a la exitosa misión china Chang’e 5. La última entrega lunar de este tipo fue cortesía de la misión Luna 24 de la Unión Soviética, que devolvió alrededor de 170 gramos de material en 1976, pero la carga de la cápsula china debería ser mucho mayor: alrededor de 2 kilogramos.

La misión se lanzó el 23 de noviembre y llegó a la órbita lunar cinco días después. Dos de los cuatro módulos (el de aterrizaje y un vehículo de ascenso), aterrizaron cerca de Mons Rümker, una montaña volcánica en la región noroeste de la cara visible de la Luna, dentro del llamado Oceanus Procellarum («Océano de tormentas») el 1 de diciembre.

El módulo de aterrizaje, que se alimentaba con energía solar, estaba equipado con cámaras, un radar de penetración terrestre y un espectrómetro de imágenes para medir su entorno. Pero su trabajo más importante era el de recolectar muestras, tanto de la superficie y como material de hasta dos metros por debajo de ella. Y, según las noticias hasta ahora, lo consiguió con éxito. El 3 de diciembre, este material se elevó a bordo del vehículo de ascenso, que se reunió con los otros dos módulos Chang’e 5, un orbitador y una cápsula de retorno. El 12 de diciembre comenzó el viaje de vuelta a casa, que culminó con el aterrizaje de la cápsula en Mongolia.

Rocas jóvenes
Con el aparente éxito de Chang’e 5 (los equipos de la misión aún necesitan ser inspeccionados y hay que evaluar las muestras devueltas), China se ha convertido en la tercera nación en traer material lunar a la Tierra. Las otras dos, la Unión Soviética y los Estados Unidos, habían conseguido aportar unos 382 kg de rocas lunares y tierra. Sin embargo, estas nuevas muestras son algo diferentes: se cree que las rocas en la región de Mons Rümker se formaron hace apenas 1.200 millones de años aproximadamente, casi 2.000 millones de años después que las que recuperadas por el programa Apolo.

«Todas las rocas volcánicas recolectadas por la NASA en los setenta tenían más de 3.000 millones de años. Y todos los cráteres de impacto jóvenes, cuyas edades se han determinado a partir del análisis de muestras, están por debajo de los 1.000 millones de años», afirma en un comunicado
Bradley Jolliff, científico planetario de la Universidad de Washington. «Así que las muestras de Chang’e 5 llenarán un vacío crítico. ¡Estas muestras serán un tesoro!».

El programa Chang’e, el «Apolo chino»
Chang’e 5 ha sido la última misión del programa Chang’e de exploración lunar robótica, que lleva el nombre de una diosa de la luna en la mitología china. Chang’e 1 y Chang’e 2 elevaron orbitadores lunares en 2007 y 2010, respectivamente, y Chang’e 3 puso un dúo de aterrizaje-rover en el lado cercano lunar en diciembre de 2013.

El siguiente fue el Chang’e 5 T1, que lanzó una cápsula de retorno prototipo alrededor de la Luna en octubre de 2014 para ayudar a prepararse para el aterrizaje que ocurrió hoy. Luego vino Chang’e 4, que en enero de 2019 realizó el primer aterrizaje suave en el misterioso lado oculto de nuestro satélite, consiguiendo una proeza histórica.

El módulo de aterrizaje y el rover del Chang’e 4 siguen funcionando bien, al igual que el módulo de aterrizaje del Chang’e 3. (El rover Chang’e 3 murió después de 31 meses de trabajo en la superficie lunar). Chang’e 6 se construyó como una especie de «copia de seguridad» por si Chang’e 5 fallaba. Pero Chang’e 7 y las siguientes en la fase 4 darán un nuevo salto hacia adelante: preparar las instalaciones para futuros aterrizajes con astronautas. China no quiere perderse la nueva carrera espacial.