Cuando escorpiones del tamaño de leones cazaban en los océanos

By 07/07/2020 Portal

Quizás este año tenga la suerte de irse de vacaciones y sumergir su cuerpo en el mar. Probablemente el mayor peligro al que se enfrentará será una medusa descarriada o el tener que mantener la distancia de seguridad con sus vecinos de playa. Pero si pudiera hacer ese mismo gesto hace unos cuantos cientos de millones de años quizás tendría que enfrentarse a un peligro digno de una pesadilla: ¿qué hay de un escorpión acuático de 2,5 metros, tan largo como un león?

Este es el escenario representado por Russell D.C. Bicknell y Patrick M. Smith, investigadores de la Universidad de Nueva Inglaterra y del Museo Australiano, respectivamente, en un artículo recientemente publicado en «The Conversation». La trama ocurre en el Paleozoico, la era anterior a la «Gran Mortandad», una extinción masiva ocurrida hace unos 251 millones de años y que provocó la desaparición del 96% de las especies marinas y el 83 de todos los géneros.

El mismo papel que el tiburón blanco
«Durante esta edad de la historia de la Tierra, entre los 541 y los 252 millones de años de antigüedad, los artrópodos (animales con exoesqueletos, como los insectos, crustáceos, escorpiones y cangrejos cacerola) estaban explorando los extremos de tamaño, desde lo minúsculo a lo enorme», han escrito Bicknell y Smith.

Un fósil de euriptérido de 400 millones de años de antigüedad

H. Zell
Entre las criaturas más gigantescas de la época estaban los euriptéridos (clase Eurypterida) o escorpiones marinos, que ambos autores han estudiado y descrito con más detalle en un artículo publicado en «Gondwana Research».

«Los escorpiones marinos agrupan a algunos de los mayores depredadores marinos encontrados en el registro fósil, incluyendo una especie que se cree que llegó a tener más de 2,5 metros de largo: Jaekelopterus rhenaniae», han escrito los autores. «Por entonces, algunos de estos gigantes tenían realmente el mismo papel en las redes tróficas que el tiburón blanco de la actualidad».

Ágiles y voraces nadadores
Estos animales tenían un aspecto similar al de los escorpiones modernos, aunque presentaban una construcción adaptada a la natación. Probablemente eran nadadores muy ágiles, que tenían unos miembros delanteros armados con garras para atrapar a sus presas. También tenían unas fuertes espinas en sus patas, que funcionaban como dientes con los que triturar a sus presas.

«Aunque no estamos seguros de que comían, probablemente los artrópodos más pequeños estaban en su menú. Si hubiera habido humanos nadando, ¡probablemente también!», creen Bicknell y Smith.

Tamaño que alcanzaron varios escorpiones marinos en comparación con un hombre de estatura media

Slate Weasel
Tal como han explicado, no se sabe mucho sobre estos poderosos animales porque el registro fósil es muy incompleto. De hecho, solo uno de ellos, Adelophthalmus waterstoni, con apenas 5,7 centímetros de longitud, está casi completo. Pero a Russell D.C. Bicknell y Patrick M. Smith les bastó investigar varios museos australianos y algunos especímenes que les enviaron a su universidad para hacer nuevos hallazgos.

Australia, repleta de escorpiones marinos
«Como resultado, tenemos evidencias de seis posibles grupos diferentes que existieron en Australia», han dicho. Por tanto, creen que su artículo subraya tanto la gran cantidad de escorpiones australianos marinos como la falta de información que hay sobre estos animales.

Afortunadamente, gracias a su trabajo han podido ilustrar la existencia de una familia, Pterygotidae, con escorpiones de 2,5 metros de longitud, con nuevas evidencias.

«La investigación futura implicará volver a los lugares donde se encontraron estos especímenes, con la esperanza de encontrar ejemplares más completos», han concluido. Creen que ésta es una forma de conocer tanto a estos titanes como los océanos prehistóricos en los que vivieron.