Detectan el primer caso de coronavirus en un animal silvestre

By 15/12/2020 Portal

Estados Unidos acaba de confirmar el primer caso de animal salvaje infectado con Covid-19. En concreto, científicos de los Laboratorios Nacionales de Servicios Veterinarios (NVSL) del Departamento de Agricultura estatal han dado con un visón salvaje que vivía cerca de una granja también de visones en Utah y que dio positivo en la prueba PCR para el nuevo coronavirus. «Hasta donde sabemos, este es el primer animal salvaje nativo en libertad confirmado con SARS-CoV-2», afirma Thomas DeLiberto, subdirector del Centro Nacional de Investigación de la Fauna Silvestre, en Fort Collins (EE. UU.) y quien firma el comunicado difundido a través de redes sociales. <blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»en» dir=»ltr»>PRO/AH/EDR&gt; COVID-19 update (536): animal, USA (UT) wild mink, 1st case <a href=»https://t.co/vX4Ou5ivfn»>https://t.co/vX4Ou5ivfn</a></p>&mdash; ProMED-mail (@ProMED_mail) <a href=»https://twitter.com/ProMED_mail/status/1338328235298447361?ref_src=twsrc%5Etfw»>December 14, 2020</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

El espécimen con Covid-19 fue hallado mientras se desarrollaba un programa de vigilancia de la vida silvestre cerca de las granjas de visones afectadas por brotes de coronavirus, específicamente en los estados de Utah, Michigan y Wisconsin. Allí se realizó una intensa campaña de control que duró entre el 24 de agosto y el 30 de octubre. DeLiberto lanza un mensaje tranquilizador afirmando que, a pesar del hallazgo, no se encontraron más pruebas positivas entre los animales salvajes muestreados.

«Actualmente no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 esté circulando o se haya establecido en poblaciones silvestres que rodean las granjas de visones infectadas», afirma el investigador. «Se tomaron muestras de varios animales de diferentes especies de vida silvestre, pero todos los demás dieron negativo». Además, los análisis mostraron que la secuencia del genoma viral (es decir, la «huella» que deja el nuevo coronavirus) «era indistinguible de las obtenidas de los visones de la granja».

Esto significa que se trata exactamente de la misma variante que atacó a los animales en cautividad, y que fueron probablemente ellos los que infectaron al espécimen salvaje, aunque no se sabe cómo. Los investigadores barajan la hipótesis de que algunos de estos ejemplares puedan escapar de las granjas y establecer sus propias colonias, pero las que se conocen han sido rastreadas y no se ha hallado ningún caso de SARS-CoV-2.

¿Posibles reservorios?
Hasta ahora, solo se habían diagnosticado casos en animales domésticos -como gatos-, en cautividad en zoos -como tigres- o en animales de granja. Precisamente, entre estos últimos, los visones tienen una gran incidencia, y ha habido que sacrificar a decenas de estos ejemplares por su contagio del Covid-19. «La mayoría de los brotes notificados hasta ahora provienen de Dinamarca, Países Bajos y Estados Unidos», afirma DeLiberto, quien señala que la alta tendencia al contagio de estos animales «también se ha demostrado experimentalmente», es decir, en laboratorios.

Los contagios de Covid-19 en el caso de los animales domésticos han ido de humano a visón, si bien la Organización Mundial de la Salud confirmó que al menos en una veintena de casos descubiertos en Dinamarca -el mayor productor de pieles de este animal en el mundo- provenían de un nuevo salto en los contagios de animal a humano, presentando «una mutación no conocida hasta el momento». Este es el miedo de los virólogos, que se creen reservorios en otras especies animales (una suerte de «incubadoras de mutaciones» de los virus) y que después estos animales vuelvan a contagiar a los humanos con una nueva variante para la que no sirvan las actuales vacunas.

«Para evitar el establecimiento potencial de un reservorio de virus, se justifican los esfuerzos para prevenir la introducción y propagación del SARS-CoV-2 dentro de la gran población de visones silvestres de América del Norte, así como en otros lugares», señala DeLiberto.