El dilema de Collingridge para enfrentarnos a la tecnología

By 13/12/2020 portal-3

El dilema de Collingridge para enfrentarnos a la tecnología

Básicamente hay dos formas de enfrentarnos a una nueva tecnología por sus efectos sociológicos. A saber:

Regular una tecnolog√≠a cuando a√ļn es joven y poco conocida y entonces a√ļn oculta sus consecuencias inesperadas o indeseables; u optar por esperar ver cu√°les son estas consecuencias, aunque entonces perderemos el control sobre su regulaci√≥n.

Dilema de David Collingridge

Este dimea fue plateado inicialmente por David Collingridge, un académico de la Universidad de Aston del Rein Unido, en 1980, a través de su libro The Social Control of Technology:

Cuando el cambio es fácil, su necesidad no puede ser anticipada; cuando la necesidad de cambio es aparente, el cambio ya se ha vuelto caro, difícil y laborioso.

Tal y como abunda en ello Eugeny Morozov, profesor visitante de la Universidad de Stanford, en el libro Eso lo explica todo (editado por John Brockman):

El dilema de Collingridge es una de las maneras más elegantes de explicar muchas de las disyuntivas éticas y tecnológicas complejas (pensemos en los drones o en el sistema de reconocimiento facial) que acosan nuestro mundo globalizado.

Otra forma de afrontar las nuevas tecnologías también tiene que ver con nuestra predisposición a las novedades, que está fuertemente ligada a nuestra edad, como escribió satíricamente Douglas Adams, autor de Guía del autoestopista galáctico, en un artículo publicado en The Sunday Times, el 29 de agosto de 1999::

Me imagino que las generaciones anteriores tuvieron que aguantar refunfu√Īando y resoplando la aparici√≥n de inventos como la televisi√≥n, el tel√©fono, el cine, la radio, el coche, la bicicleta, la imprenta, la rueda, etc√©tera, pero no te creas que hemos aprendido c√≥mo funciona la cosa, a saber:

  1. Todo lo que ya est√° en el mundo cuando naciste es normal.

  2. Todo lo que se inventa entre este momento y antes de que cumplas los treinta es increíblemente emocionante y creativo y, con un poco de suerte, puedes vivir de eso.

  3. Todo lo que se inventa despu√©s de que hayas cumplido los treinta va contra el orden natural de las cosas y es el comienzo del fin de la civilizaci√≥n tal y como la conocemos, hasta que se haya utilizado durante unos diez a√Īos y empiece poco a poco a considerarse normal.


La noticia

El dilema de Collingridge para enfrentarnos a la tecnología

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.