El primer entierro de gemelos conocido, una triste historia del Paleolítico

By 13/11/2020 Portal

Un equipo internacional de cient√≠ficos ha logrado descifrar buena parte de la historia de tres beb√©s enterrados en dos tumbas de 31.000 a√Īos de antig√ľedad descubiertas en el yacimiento de Wachtberg-Krems, en Austria, en 2015. La primera fosa, muy bien conservada y protegida por un om√≥plato de mamut, es la de dos gemelos varones, la m√°s antigua conocida. Uno de los peque√Īos muri√≥ al nacer. Pocas semanas despu√©s le sigui√≥ su hermano. En un comportamiento in√©dito en el Paleol√≠tico, la tumba fue reabierta para que los dos peque√Īos descansaran juntos. El segundo enterramiento estaba ocupado por otro ni√Īo de unos tres meses, probablemente primo de los anteriores.

Doble entierro infantil – OREA OeAW

Bioantrop√≥logos del Museo de Historia Natural de Viena, la Universidad M√©dica de Viena y la Sociedad Ludwig Boltzmann, genetistas moleculares de la Universidad de Viena, la de Harvard y la de Coimbra, y analistas de is√≥topos y qu√≠micos de la Universidad de Montan en Leoben y la Estatal de Pensilvania se propusieron saber m√°s acerca de estos ni√Īos prehist√≥ricos con un destino tan aciago. No solo identificaron la relaci√≥n de los tres beb√©s entre s√≠, sino que tambi√©n determinaron con precisi√≥n el sexo y la edad en el momento de la muerte.

El an√°lisis gen√©tico molecular pudo mostrar que el doble entierro (tumba 1) era de un par de gemelos varones monocig√≥ticos (id√©nticos, originados a partir de un mismo √≥vulo). Se trata de la ¬ęprimera prueba gen√©tica molecular verificada y la prueba m√°s temprana de un nacimiento de gemelos¬Ľ, afirma Ron Pinhasi, de la Universidad de Viena. La frecuencia de los nacimientos de gemelos fluct√ļa en diferentes regiones y √©pocas. Hoy en d√≠a est√° aumentando y se encuentra alrededor de 1:85 (basado en gemelos monocig√≥ticos y dicig√≥ticos), siendo los gemelos monocigotos a√ļn m√°s raros con una frecuencia de 1:250.

¬ęDescubrir un enterramiento m√ļltiple del Paleol√≠tico ya es extraordinario. El hecho de que se pudiera extraer ADN antiguo suficiente y de alta calidad de los fr√°giles restos √≥seos infantiles para el an√°lisis del genoma super√≥ todas nuestras expectativas y se puede comparar con un billete de loter√≠a¬Ľ, explica Maria Teschler-Nicola, del Museo de Historia Natural de Viena.

Los restos óseos del tercer bebé recuperados de la tumba individual (tumba 2) también demostraron ser adecuados para un análisis del genoma, a pesar de estar mal conservados: resultó ser un pariente masculino de tercer grado, posiblemente un primo.

Reapertura de la tumba
Para conocer la edad a la que murieron los beb√©s, analizaron los incisivos laterales superiores, se recolectaron datos m√©tricos, an√°lisis qu√≠micos, etc. Inicialmente, la atenci√≥n se centr√≥ en la detecci√≥n de la denominada ¬ęl√≠nea neonatal¬Ľ (NNL) en el esmalte dental. ¬ęEste NNL es el producto de una irritaci√≥n relacionada con el estr√©s del nacimiento de las c√©lulas formadoras de esmalte en los dientes de leche. Aparece como una l√≠nea oscura en el esmalte dental y separa el esmalte formado prenatalmente del formado despu√©s del nacimiento¬Ľ, explica Teschler-Nicola.

Por esta caracter√≠stica, teniendo en cuenta el grado de desarrollo de otras regiones del cuerpo, los investigadores concluyeron que los gemelos nacieron maduros. Mientras que un beb√© sobrevivi√≥ al parto unas seis o siete semanas, el otro aparentemente muri√≥ al nacer o poco despu√©s. Los diferentes tiempos de muerte de los gemelos tambi√©n pueden explicar las ubicaciones de sus restos. El beb√© de 6-7 semanas es, por tanto, el ¬ęnuevo entierro¬Ľ. Esto presupone la reapertura de la tumba, un hallazgo cultural que los autores del estudio consideran de gran relevancia y desconocido hasta ahora en el Paleol√≠tico

Intento de amamantar
Adem√°s, los investigadores se fijaron en la se√Īal que deja el bario en el esmalte dental. Debido a la barrera placentaria, el bario no encuentra ninguna o casi ninguna entrada en el esmalte antes del nacimiento. Se absorbe de la leche materna despu√©s del nacimiento y, por lo tanto, tambi√©n se almacena en el esmalte dental postnatal. En el caso de los gemelos enterrados, se puede ver que el beb√© que muri√≥ pronto tuvo al menos un intento de amamantar y se encontr√≥ un aumento en la se√Īal de bario en el esmalte dental del beb√© que vivi√≥ unas semanas. En el beb√© de 3 meses en la otra fosa, esta se√Īal est√° completamente ausente, lo que indica dificultades con el suministro de alimentos.

Los cient√≠ficos creen que, especialmente por los signos documentados de estr√©s y la muerte temprana de los menores, los resultados reflejan un episodio doloroso del suministro de alimentos de un grupo de cazadores-recolectores del Paleol√≠tico que instal√≥ un campamento en Wachtberg-Krems hace poco m√°s de 30.000 a√Īos. Lo que est√° claro es que esas personas se preocupaban por los ni√Īos, ya que quisieron enterrarlos juntos, en una tumba protegida por el om√≥plato de un mamut. Igualmente, los peque√Īos fueron enterrados con algunos abalorios, como perlas de marfil de mamut y un incisivo de zorro y tres moluscos perforados.