Hay que empezar a perseguir los cigarrillos electr贸nicos porque no queda clara su inocuidad

By 14/07/2020 portal-3

Hay que empezar a perseguir los cigarrillos electr贸nicos porque no queda clara su inocuidad

A partir del pr贸ximo a帽o, en Australia, el acceso a los cigarrillos electr贸nicos y productos relacionados que contengan nicotina l铆quida requerir谩 una receta m茅dica. Y esto parece una buena noticia.

Porque los supuestos beneficios de los cigarrillos electr贸nicos no resisten un an谩lisis exhaustivo.


Pocas revisiones de calidad

Solo ha habido un peque帽o n煤mero de revisiones de calidad sobre los da帽os y beneficios de los cigarrillos electr贸nicos para toda la poblaci贸n (en lugar de para las personas individuales).

People 3252561 640

El an谩lisis de CSIRO y las revisiones de las Academias Nacionales de Ciencia, Ingenier铆a y Medicina de EEUU han hallado que la evidencia de los cigarrillos electr贸nicos que ayudan a las personas a dejar de fumar no es concluyente. Las revisiones tambi茅n encontraron que los cigarrillos electr贸nicos son da帽inos por s铆 mismos y est谩n asociados con un mayor consumo de tabaco y nicotina en los j贸venes.

Una revisi贸n de 2017 del Consejo Nacional de Investigaci贸n M茅dica y de Salud de Australia extrajo conclusiones similares.

El regulador australiano, la Administraci贸n de Productos Terap茅uticos o TGA, tampoco ha hallado evidencia para apoyar la venta de cigarrillos electr贸nicos como un ‘bien terap茅utico’. El TGA tampoco ha encontrado evidencia para relajar los controles de seguridad de envenenamiento existentes que requieren que un m茅dico autorice el acceso de nicotina l铆quida.

A pesar de las afirmaciones de la industria del cigarrillo electr贸nico y la promoci贸n adicional de que ‘los cigarrillos electr贸nicos son un 95% menos da帽inos’ que fumar cigarrillos tradicionales, tampoco existe una base cient铆fica para tales afirmaciones.


La noticia

Hay que empezar a perseguir los cigarrillos electr贸nicos porque no queda clara su inocuidad

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.