Muere Frank Drake, el astrónomo que ideó la ecuación para hallar vida inteligente

By 05/09/2022 Portal

La búsqueda de vida inteligente más allá de nuestras fronteras terrestres siempre ha sido un tema controvertido: la mayoría de veces estos asuntos han sido tratados con poca seriedad, incluso con frivolidad. Pero, teniendo en cuenta que habitamos un universo tan vasto, hay quien defiende la probabilidad real de que no estemos solos en el universo. Frank Drake (1930-2022) fue uno de esos adalides. Y no uno cualquiera: él ideó la ecuación –bautizada con su apellido– que identifica los factores específicos que, se cree, tienen un papel importante en el desarrollo de las civilizaciones. La forma científica de buscar vida inteligente por otros lugares del cosmos, aceptada como la primera aproximación teórica al problema. Su papel no quedó ahí. Drake creó el primer mensaje que enviamos deliberadamente los humanos al espacio para que, si existen otros pueblos, sepan que estemos ahí. Conocido como el ‘mensaje de Arecibo’, la misiva se transmitió a través de ondas de radio desde el Observatorio de Arecibo en 1974. Drake también participó (junto con el famoso astrónomo Carl Sagan y otros) en el diseño de las placas que portaban las naves espaciales Pioneer 10 y 11 y el ‘Disco de Oro’ transportado en las sondas Voyager 1 y 2, que ya viajan por los confines de nuestro Sistema Solar, con mensajes destinados a cualquier vida inteligente que la nave espacial pueda encontrar. Licenciado en ingeniería física y en astronomía, Drake trabajó como oficial de electrónica en la Marina de los EE. UU. de 1952 a 1955, en la NASA y en diferentes universidades (incluyendo el cargo de decano de la división de Ciencias Naturales de la Universidad de Santa Cruz. También fue director del Centro Nacional de Astronomía e Ionosférica (que incluye el Observatorio de Arecibo) desde su establecimiento en 1971 hasta 1981 y fue reconocido por la Sociedad Astronómica Estadounidense en 2001 con su primer Premio de Educación. Aunque se jubiló de la enseñanza en 1996, Drake continuó con su interés en la detección de vida extraterrestre, investigando diseños de radiotelescopios que optimizan las posibilidades de éxito de SETI (el instituto sin ánimo de lucro que se dedica a buscar vida extraterrestre) y participando en proyectos en el Observatorio Lick de la UC para buscar señales ópticas de otras civilizaciones. Su currículo continúa: fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias y miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias, Drake se desempeñó como presidente de la Sociedad Astronómica del Pacífico, vicepresidente de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, presidente del Consejo Nacional de Investigación. Junta de Física y Astronomía, y director del Centro Carl Sagan para el Estudio de la Vida en el Universo en el Instituto SETI. MÁS INFORMACIÓN noticia No Descubren un nuevo tipo de sinapsis en el cerebro noticia Si Fernando Gómez-Carpintero, director general de Airbus Crisa: «El regreso a la Luna nos marcará aún más que las misiones Apolo» Una más que prolífica vida que se apagaba el pasado viernes, 2 de septiembre, en su casa de Aptos (California), tras 92 intensos años. No ha podido ser testigo de ningún contacto extraterrestre, como habría querido; pero sus teorías quedan para futuras generaciones.