James Randi y otros genios de la magia y las matemáticas

By 26/10/2020 Portal

Como cada año, se está celebrando el aniversario del nacimiento de Martin Gardner, un prolífico periodista y filósofo, que fue, a juicio de muchos matemáticos, el mejor divulgador de esta disciplina del s.XX. Gardner falleció en 2010 y desde entonces se le recuerda cada año en una fiesta de no cumpleaños. Hace un año ya hablábamos de ello en este ABCdario de las matemáticas.

Este año 2020 está siendo un año muy triste y hay muchos de los grandes que nos están dejando. Van ya unos cuantos de los habituales a los encuentros Gathering for Gardner que no van a poder ir nunca más. Esperemos que se sigan celebrando esos encuentros, porque el previsto para abril de 2020 hubo que cancelarlo. Como también estamos cerca de la festividad del 1 de noviembre, no es mala fecha para recordar la obra de muchos de los que trabajaron conjuntamente con Martin Gardner y honrar así su memoria.

De John Conway no vamos a hablar mucho en este artículo puesto que ya lo hicimos en su día. En ese artículo hablábamos del matemático Richard Guy pero hoy mencionaremos aquí un poco más sobre sus contribuciones matemáticas. ¿Han pensado los lectores en la existencia de algún poliedro que sea inestable cuando lo apoyamos sobre una cualquiera de sus caras? No pueden dar con ello porque eso es imposible: ya que implicaría la existencia del movimiento continuo. Pero si rebajamos una condición y solo buscamos estabilidad en una de las caras sí que es posible conseguirlo y los interesados pueden consultar cómo es posible en este enlace.

Richard Guy (derecha) y John Conway (izquierda)Tiene muchas contribuciones en teoría de números, teoría de grafos y otras ramas de la matemática. Pero nos ha dejado muchas aportaciones en el campo de la matemática recreativa. Es uno de los editores del libro «The lighter side of mathematics» en el que también escribe un artículo. Las cuestiones que proponemos a continuación están tomadas precisamente del artículo «la ley fuerte de los pequeños números». Los lectores que hayan estudiado estadística recordarán la ley fuerte de los grandes números; aquí lo que Guy propone es verificar si algunas propiedades que se cumplen para unos cuantos números son ciertas o no en general. Por ejemplo:

1.- Los números 31, 331, 331, 33331, 333331, 3333331 son primos ¿lo serán todos los de esta forma?

2.- Las identidades de la imagen se verifican para los números 3, 5 y 7. ¿Se verificarán para todos los impares mayores que 7?

3.- Los cinco círculos de la figura tienen 1, 2, 3, 4 o 5 puntos sobre la circunferencia que los limita. Están en posición general, de modo que nunca se cortan 3 cuerdas en un mismo punto. Cuenta en cuántas regiones queda dividido cada círculo. ¿Sigue un patrón? ¿Será siempre así?

Es simplemente una muestra del ingenio de Richard Guy y queremos mostrárselo hoy a todos los lectores. En este enlace aparece hablando de Martin Gardner y de alguno de sus problemas. Siempre es bueno poder ver a los personajes de los que escribimos.

Otro querido personaje, habitual de los encuentros Gathering for Gardner, era Ron Graham, que también nos ha dejado este año. Además de ser un matemático de primera línea, Graham era el encargado de recibir la correspondencia del excéntrico matemático Paul Erdös. Graham también era alguien especial: un gran gimnasta, malabarista que además ha participado en alguna gira del mundialmente famoso Cirque du Soleil.

Graham ostenta un record Guinness, el del número más grande que aparece en una prueba real de matemáticas. En 1980 apareció su número en ese libro. El problema es que no podemos reproducir el número: si lo escribiésemos con dígitos, su representación no cabría en todo el universo observable. A pesar de no poder escribirlo en el sistema decimal, sí que podemos representarlo utilizando la notación de Donald Knuth (otro de los matemáticos a los que hacía referencia Gardner en muchas de sus obras; otro día dedicaremos a él esta sección).

Ron Graham izquierda, Persi Diaconis derecha y sujeta el libro Colm Mulcahy, Vicepresidente de Gathering for GardnerRon Graham es coautor, junto a Persi Diaconis, de una maravilla de libro para los aficionados al ilusionismo y a las matemáticas: Magical Mathematics. El primer libro dedicado íntegramente a la relación de estas dos disciplinas fue precisamente el escrito por Martin Gardner en 1956:
Mathematics, Magic and Mystery
. Desde entonces unos cuantos autores hemos escrito libros en esa misma dirección.

En su libro hablan de Martin Gardner y muestran uno de sus «problemas de desaparición»: en los dos cuadrados de la figura aparecen los mismos elementos: se puede verificar a simple vista. ¿Cómo es posible que, en esas circunstancias, disponiéndolas de otro modo, desaparezca un cuadrado en el centro del dibujo? Hay otras versiones del mismo rompecabezas, pero todas acaban dejando un hueco mucho más pequeño. Esta versión es realmente buena.

El otro personaje, habitual en los encuentros sobre Martin Gardner, es James Randi, The Amazing Randi. Nos ha dejado hace muy poquito: justo cuando estábamos celebrando el 106 aniversario del nacimiento de Gardner. Fue un miembro destacado y fundador del Comité para la Investigación Escéptica (CSICOP) al que también pertenecieron Martin Gardner, Isaac Asimov y Carl Sagan, entre otros.

Randi fue uno de los responsables de desvelar los trucos que utilizaba el popular Uri Geller. La ciencia, y las matemáticas en particular, nos pueden prevenir de las estafas. Una mayor educación y un mayor conocimiento científico nos ayuda a darnos cuenta de qué cosas tienen sentido y qué cosas tienen fundamento. Es cierto que la ciencia no tiene todas las respuestas, pero sí que tiene el ánimo de buscarlas. Por ello la adquisición de pensamiento crítico es fundamental y creemos también importante tratar esas ideas en esta columna.

Premio por demostrar lo paranormal
La obra de Gardner, además de muchos libros sobre matemática recreativa, comprende obras importantes para el pensamiento crítico, siendo ya clásicos los libros Modas y falacias en el nombre de la ciencia o La ciencia: lo bueno, lo malo y lo falso. Randi también es el autor de un bestseller sobre este tema: ¡Decir algo! Psíquicos, ESP, unicornios, y otros engaños. La Fundación Randi otorga un premio muy importante a la primera persona que pueda ofrecer una prueba objetiva de actividad paranormal.

El premio comenzó siendo de 1.000 dólares pero con el paso de los años ha crecido hasta 1.000.000 de dólares y también se han escrito con mucha más claridad las reglas del desafío. Como requisito para participar en el desafío Randi acordaba con el solicitante qué resultados finales se consideran como «éxito» y cuáles como «fracaso».

También determinaba en qué condiciones se iba a hacer el experimento. Él era capaz de reproducir (con técnicas de mago mentalista) muchos de los supuestos fenómenos paranormales que otros también decían ser capaces de experimentar. James Randi vino a España en 2011 y participó en un encuentro de Escépticos en el pub en Madrid, antes de acudir a un encuentro con neurocientíficos en la Isla de San Simón, en Pontevedra.

James Randi (izquierda) y Martin GardnerEn 2014, con 86 años, Randi hablaba sobre la obra de Martin Gardner en el año de su centenario. Ahora hablamos nosotros de él y seguiremos haciéndolo. En un momento como este en el que se falsean muchos datos y muchas pruebas es necesario estimular el pensamiento crítico como protección frente a los que no tienen argumentos. La ciencia nos hace mucho más libres.

La obra de Martin Gardner es muy extensa en muchos ámbitos. Mi opinión particular es que es así porque se rodeaba de los mejores: matemáticos de primera línea, científicos de primera línea y magos de primera línea. Esa es otra de las enseñanzas que debemos aprender de él: saber beber de las buenas fuentes y compartir ese conocimiento. Dentro de poco se celebrará la Semana de la Ciencia en toda España. Animo a los lectores a que acudan (quizás este año tenga que ser a través de una pantalla) a las actividades que sean de su interés. Con la ciencia se disfruta.

Fernando Blasco es profesor de Matemática Aplicada de la Universidad Politécnica de Madrid, miembro de la Comisión de Educación de la Real Sociedad Matemática Española (RSME) y miembro del Comité de Sensibilización Pública de la Sociedad Matemática Europea.

El ABCdario de las Matemáticas es una sección que surge de la colaboración con la Comisión de Divulgación de la RSME.