La especie humana no ha evolucionado para soportar el frío, pero dominamos los climas más gélidos. Esta es la explicación

Los seres humanos somos una especie tropical. Hemos vivido en climas cálidos durante la mayor parte de nuestra historia evolutiva, lo cual podría explicar por qué tantos de nosotros pasamos el invierno acurrucados bajo una manta, agarrados a una bolsa de agua caliente y soñando con el verano.

Seguir leyendo