La máquina de Turing

By 16/07/2020 Portal

Nos preguntábamos la semana pasada de qué forma habría que modificar las reglas de la hormiga de Langton para que se desplazara por una rejilla tridimensional. La solución es sencilla, pero el resultado muy complejo: basta con introducir dos nuevos colores. En la rejilla bidimensional, hay celdillas de dos colores -blancas y negras- y cada color indica un sentido de giro. Si colocamos la hormiga en una rejilla cúbica con celdillas de cuatro colores, por ejemplo, blancas, negras, azules y rojas, y a cada color le corresponde una dirección de giro -derecha, izquierda, arriba y abajo- la hormiga se moverá en 3D. También hay que ajustar, obviamente, los cambios de color de las casillas al visitarlas la hormiga.

Seguir leyendo