Lo que aprendimos de «Jeremy», el caracol zurdo, tras triunfar en el amor

By 02/06/2020 Portal

La vida de «Jeremy», el caracol zurdo, es una historia a medio camino entre un culebrón, una tragedia y un artículo científico. El molusco se hizo internacionalmente famoso en 2016 cuando Angus Davison, de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), hizo un llamamiento público para buscarle pareja. «Jeremy» tenía una rara malformación, única entre un millón, por la que sus órganos estaban en el lado opuesto a lo habitual. Esto provocaba, por ejemplo, que su concha girara hacia la izquierda, en vez de hacia la derecha. Como todo estaba en el sitio equivocado, no podía aparearse con sus congéneres «normales». Después de buen número de visicitudes que incluyeron rechazo e infidelidad, por fin el caracol de jardín pudo formar una familia antes de morir. Ahora, su progenie han enseñado a los científicos que esa extraña condición especular no se hereda, sino que es un accidente del desarrollo.

Como explica en la revista «Biology Letters», Davison quería dar descendencia al raro caracol para comprender la asimetría corporal en otros animales, incluidos los humanos. Claro que para ello necesitaba encontrar otro ejemplar que se enroscara a la izquierda. La búsqueda de un compañero comenzó en un programa de radio de la BBC y pronto «Jeremy» se convirtió en una sensación global en los medios y la redes sociales. Más de 1.000 apariciones en prensa, radio, televisión y revistas científicas de todo el mundo (incluido este mismo medio) se hicieron eco de la difícil situación del solitario animalito. Incluso se prepara una novela gráfica con el caracol como protagonista.

En total, más de 40 caracoles zurdos fueron enviados a Davison por ciudadanos aficionados a la ciencia y dueños de granjas de caracoles. El investigador crió a los caracoles zurdos para probar si su singularidad se debía a una condición heredada. Durante tres años, eclosionaron casi 15.000 huevos de cuatro generaciones de caracoles, incluido «Jeremy».

Una veintena de hijos
Claro que no fue fácil para el pobre «Jeremy». En el colmo de la mala suerte amorosa, dos de sus pretendientes le ignoraron para «liarse» entre ellos. Superada la decepción, encontró a alguien más. Ese nuevo compañero tuvo 56 hijos, de los cuales es probable que un tercio de ellos fueran «engendrados» por «Jeremy» poco antes de morir.

«Después de una larga búsqueda de pareja y varios percances en el camino, ‘Jeremy’ finalmente produjo descendencia, lo que me encantó, y al resto del mundo también», dice Davison. «Pudimos usar la descendencia de ‘Jeremy’ y la de otros zurdos para descubrir cómo se producen estos individuos con imágenes especulares. Nuestros hallazgos mostraron que, por lo general, es un accidente de desarrollo, en lugar de una condición hereditaria, lo que hace que un caracol de jardín sea zurdo», explica el investigador.

Y concluye: «Ayudamos a resolver uno de los acertijos de la naturaleza, lo que fue muy satisfactorio. Se podría decir que tratamos de recrear lo que hizo diferente a ‘Jeremy’, pero esto no fue posible. ‘Jeremy’ fue especial».