¿Preocupado por la nieve en España? En Encélado tienen una capa de 700 metros de grosor

Por 20/01/2023 Portal

Vemos con preocupación cómo una gruesa capa de nieve cubre estos días una buena parte de España. Carreteras cortadas, pueblos aislados, accidentes, árboles caídos… los problemas se multiplican por doquier. Pero la Tierra no es el único lugar donde la nieve puede acumularse. Y desde luego no es donde se forman las capas más gruesas. También Encélado , por ejemplo, la enigmática luna de Saturno, está cubierta por una gruesa capa de nieve. Una capa que deja pequeña a cualquier nevada que pueda haber aquí y que, en determinadas zonas, alcanza los 700 metros de profundidad. Esa es la principal conclusión de un estudio dirigido por Emily Martin, del Centro de Estudios Planetarios de la Institución Smithsonian, que se publicará en el número de marzo de la revista ‘Icarus’. Desde que la nave Cassini detectó los géiseres de Encélado en 2005, los científicos planetarios han estado fascinados por estos enormes chorros de vapor de agua surgiendo del polo sur de la luna de Saturno, lo que reveló la existencia de un gran océano subterráneo de agua líquida bajo la capa helada que recubre Encélado por completo. Parte de ese agua, lanzada con fuerza al espacio, forma uno de los anillos de Saturno. Pero la mayoría vuelve a caer sobre la superficie de la luna. Y según Martin, lo hace en forma de nieve. Entender las propiedades de esa nieve, su espesor, su densidad y cómo es de compacta podría ayudar a revelar la historia de Encélado y sentar las bases para futuras misiones de exploración. «Si va a aterrizar un robot allí -dice Martin- antes tenemos que entender sobre qué va a aterrizar». Noticia Relacionada estandar No Desde un hidroavión para Titán a ladrillos que se autoconstruyen en Marte: estos son los 14 proyectos elegidos por la NASA para los próximos años José Manuel Nieves Todos ellos recibirán financiación para estudiar su viabilidad y la posibilidad de incluirlos en futuras misiones espaciales Para averiguar la profundidad de la nieve, Martin y sus colegas se inspiraron en la Tierra, específicamente en Islandia. La razón es que allí existen una serie de características geológicas, llamadas cadenas de pozos, que son líneas de manchas oscuras en el suelo, formadas cuando escombros sueltos como rocas, hielo o nieve se filtran a una grieta que hay debajo. Características similares aparecen en todo el Sistema Solar. Y por supuesto, también en Encélado. Investigaciones previas ya sugerían una forma de usar la geometría y el ángulo en que la luz solar golpea la superficie para medir la profundidad de los pozos. Esa medición podría luego revelar la profundidad del material en el que los pozos se encuentran. Unas pocas semanas de trabajo de campo en Islandia en 2017 y 2018 convencieron a Martin y a sus colegas de que la misma técnica podría funcionar también en Encélado. Y se pusieron manos a la obra. ¿Cómo llegó hasta allí? Utilizando imágenes de la sonda Cassini, Martin y su equipo descubrieron que el espesor de la nieve varía de un lugar a otro en la superficie de la luna. En la mayoría de los sitios tiene varios cientos de metros de profundidad, pero en su punto de mayor grosor alcanza los 700 metros. En palabras de Martin, «es difícil imaginar cómo llegó allí toda esa nieve. Si el chorro de los géiseres siempre hubiera sido como lo vemos hoy, habrían sido necesarios 4.500 millones de años -toda la edad del Sistema Solar- para depositar esa cantidad de nieve en la superficie». Sin embargo, parece muy poco probable que los géiseres se activaran desde el principio, en el mismo momento en que se formó la luna, y que después su intensidad nunca volviera a cambiar. Pero incluso si hubiera sido así, las capas más recientes de nieve habrían comprimido las anteriores, compactando toda la capa y haciéndola mucho menos profunda de lo que es hoy. Cosa que no coincide con lo observado. «Todo esto me hace pensar que no se necesitaron 4.500 millones de años para construir la capa -dice Martin-. Más bien, los géiseres podrían haber sido mucho más activos en el pasado. Necesitamos un período de tiempo mucho más corto. Necesitamos aumentar el volumen de los géiseres». MÁS INFORMACIÓN noticia No Los padres son mayores que las madres desde los orígenes de nuestra especie noticia No Qué es y cómo infecta realmente Cordyceps: ¿puede un hongo acabar con la humanidad? Dado que por ahora es imposible tener robots o astronautas sobre el terreno, Martin y sus colegas han utilizado la geología de forma ingeniosa para estudiar la capa de nieve de Encélado. Y también para averiguar los lugares en que una futura nave pueda aterrizar de forma segura, sin hundirse bajo varios cientos de metros de nieve.