Qué es el equinoccio de primavera y por qué es el día 20 y no el 21

By 19/03/2021 Portal

Un equinoccio se produce cuando el Sol se sitúa justo en el plano del ecuador terrestre, por lo que el día y la noche tienen la misma duración. Este fenómeno sucede tan solo dos veces al año y hoy, 20 de marzo, en el Hemisferio Norte viviremos el que marca el inicio de la primavera.

Cada año, en su recorrido alrededor del Sol, la Tierra experimenta dos equinoccios y dos solsticios, correspondientes al inicio de las cuatro estaciones, que serán diferentes en cada hemisferio. Así, cuando comience la primavera en el Norte, en el Sur entrará el otoño y cuando empiece el verano en el primero, en el segundo se irá notando poco a poco la llegada del frío invernal. Pero, ¿por qué ocurre esto?

El cambio de estación
La Tierra giral alrededor del sol, pero su eje no es completamente paralelo a la estrella, sino que está ligeramente inclinado con respecto al plano de traslación alrededor del astro. De este modo, los rayos solares no llegan por igual a todos los puntos de la superficie terreste.

El recorrido que realiza la Tierr es elíptico, por lo que la incidencia de los rayos solares y los lugares a los que llega va variando a lo largo de su movimiento de traslación, que dura un año según el calendario gregoriano. Por este motivo se producen los cambios de estación.

En el caso del equinoccio de primavera, que suele tener lugar entre los días 19 y 21 de marzo en el Hemisferio Norte, la Tierra se sitúa en un punto en el que los rayos solares inciden directamente sobre el Ecuador (la palabra ‘equinoccio’ procede del latín ‘aequinoctĭum’ de ‘aequus’, cuyo significado es ‘igual’ y ‘nox’ que es ‘noche’). A partir de este momento las noches se van haciendo más cortas y los días más largos.

Por qué el equinoccio ocurre en diferentes fechas
La Tierra tarda aproximadamente 365 días y seis horas en darle una vuelta completa al Sol, por lo que este movimiento de traslación no coincide de manera exacta con el calendario gregoriano que utilizamos en nuestro día a día.

Para evitar este desfase, cada cuatro años se le agrega un día más a febrero, sumándose al año 24 horas más. Es por esta razón por la que los equinoccios pueden suceder en distintos días cada año.