¿Qué sabemos sobre el «nuevo y emocionante descubrimiento» que la NASA desvelará hoy?

By 26/10/2020 Portal

Hay muchas expectativas puestas en el anuncio que esta tarde, a partir de las 16 horas, realizará la NASA. Poco se sabe acerca del misterioso resultado científico que saldrá a la luz este lunes, salvo que será «nuevo y emocionante» -tal y como describió la propia agencia estadounidense en un comunicado la pasada semana- y que está relacionado con la Luna.

En la nota de prensa se informaba de que el hallazgo se había llevado a cabo gracias al Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA), un instrumento fruto de la colaboración entre la NASA y la agencia espacial alemana y que lleva operativo desde 2007. Se trata de un observatorio peculiar, ya que en realidad es un avión Boeing 747 modificado con un orificio al que va acoplado un enorme telescopio reflector, el más grande a bordo de un vehículo aéreo. La posición privilegiada de SOFIA, que evita el 99% de la distorsión que provoca la atmósfera en los observatorios terrestres, le confiere una vista única no solo de nuestros alrededores cósmicos, sino también de fuera de nuestro Sistema Solar y e incluso de la Vía Láctea.

Además, el hecho de que esté instalado en un avión favorece que las observaciones de una zona específica de espacio sean mucho más efectivas: cada vuelo dura diez horas, lo que pone a disposición de los científicos una amplia ventana para escudriñar el cielo en busca de nuevas respuestas.

Gracias a la información recabada por SOFIA se han conseguido hitos como observar oxígeno atómico en la atmósfera de Marte por primera vez en 40 años; establecer la primera detección de una unión molecular en el espacio; y «observar» colisiones de exoplanetas o los corazones de las galaxias, incluyendo una increíble vista infrarroja de nuestra Vía Láctea.

Vista infrarroja del centro de nuestra galaxia

NASA / SOFIA / JPL-Caltech / ESA / Herschel
«La movilidad del observatorio permite a los investigadores ver desde casi cualquier lugar del mundo y estudiar eventos transitorios que a menudo tienen lugar sobre los océanos, donde no hay telescopios», explican desde la agencia espacial. «Por ejemplo, los astrónomos de SOFIA estudiaron eventos similares a eclipses de Plutón, la luna Titán de Saturno y el objeto MU69 del cinturón de Kuiper». Sin embargo, esta vez el objetivo está mucho más cerca, y los hallazgos están relacionados con nuestra Luna.

Pero aunque sea ciencia nueva, es muy probable que las observaciones no: el observatorio SOFIA fue paralizado a mediados de marzo debido a la pandemia de coronavirus y volvió al trabajo a mediados de agosto, según ha confirmado la agencia espacial estadounidense y recoge Space.com. Además, el instrumento ha tenido problemas con su asignación de presupuesto durante la última década, ya que ha sido uno de los principales candidatos para ser cancelado -si bien siempre el Congreso, al final, lo ha salvado en el último momento-.

La relación con el programa Artemis
El comunicado también hacía referencia a la relación del hallazgo con la nueva carrera espacial. «Este nuevo descubrimiento contribuye a los esfuerzos de la NASA para aprender sobre la Luna en apoyo de la exploración del espacio profundo. Bajo el programa Artemis de la NASA, la agencia enviará a la primera mujer y al próximo hombre a la superficie lunar en 2024 para prepararse para nuestro próximo salto gigante: la exploración humana de Marte ya en la década de 2030. Comprender la ciencia de la Luna también ayuda a reconstruir la historia más amplia del sistema solar interior», escribía la nasa en la nota. Es decir, esta novedad servirá de impulso para la vuelta de astronautas americanos a nuestro satélite, situación que no ocurre desde 1972 con la misión Apolo 17.

En cuanto a los ponentes, el evento que se retransmitirá online y en abierto para todo el mundo contará con la presencia de Naseem Rangwala, astrofisica y participante del proyecto de la misión SOFIA en el Centro de Investigación Ames de la NASA en California. A ella se unirán Paul Hertz, quien dirige la división de astrofísica de la NASA; Jacob Bleacher, científico de exploración jefe de la Dirección de Misión de Operaciones y Exploración Humana; y Casey Honniball, becario postdoctoral en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland.