Solsticio de invierno 2020: ¿Por qué empieza hoy, y no otro día, la nueva estación invernal?

By 21/12/2020 Portal

Como todos sabemos, el año se divide en cuatro estaciones. Pero, ¿por qué empiezan un día y hora concretos y no en una fecha diferente? La respuesta está sobre nuestras cabezas. Más lejos, en el espacio. Las estaciones responden a la posición de la Tierra con respecto al Sol. Y este lunes a las 11.02 horas se producirá el solsticio de invierno 2020, el momento de inflexión en el que la temporada más fría del año hace oficialmente su aparición (aunque ya lo hayamos notado en las temperaturas) para acompañarnos durante 88 días, hasta el próximo 20 de marzo, cuando empezará la primavera.

La órbita de la Tierra no es exactamente circular, sino elíptica. Así, tiene dos ejes, uno mayor y otro menor, de tal manera que dos veces al año la Tierra pasa por los extremos del eje mayor, y otras dos veces por los del eje menor. El punto de la órbita de la Tierra que coincide con uno de los extremos del eje mayor recibe el nombre de solsticio: uno coincide con el inicio del invierno -que se produce este lunes- y el otro con el inicio del verano.

El solsticio de invierno también es el día que tiene menos horas de luz del año y, por el contrario, el solsticio de verano es la jornada más luminosa del año. Es decir, a partir de este lunes, los días se irán haciendo cada vez más largos (en concreto, 3 minutos cada jornada), hasta volver a equipararse en el equinoccio de primavera.

Diferencia entre solsticio y equinoccio
Como se ha señalado anteriormente, este no es el único solsticio del año: existe otro que marca el inicio del verano y dos equinoccios que señalan el comienzo de la primavera y el otoño. Pero, ¿qué diferencia existe entre un solsticio y un equinoccio? De la misma forma que en los solsticios coinciden con los ejes mayores de la órbita, los puntos de la órbita en los que la Tierra coincide con los extremos del eje menor se llaman equinoccios. Los equinoccios son los días del año en los que el día y la noche duran lo mismo, equiparándose las horas de luz y oscuridad. A partir de aquí, la noche le «roba» 3 minutos al día en el caso del equinoccio de primavera; y ocurre al contrario desde el equinoccio de otoño.

Pero, en realidad, la designación de las estaciones son un convenio, ya que éstas vienen determinadas por la posición del eje terrestre: el punto imaginario en el que rota la Tierra está ligeramente inclinado, lo que produce que durante el año se «repartan» de forma diferente los rayos que llegan de nuestra estrella. Además, es necesario tener en cuenta que los solsticios y los equinoccios son distintos en el hemisferio norte y en el sur, ya que mientras en uno es verano, en el otro es invierno, y al revés. Y lo mismo sucede con los equinoccios.

Un año especial: conjunción histórica de Júpiter y Saturno
Además, se da la circunstancia de que este lunes Júpiter y Saturno se encuentran en una extraordinaria conjunción planetaria que no se repetía desde hacía 400 años, otro «regalo astronómico» que se podrá ver a simple vista en el cielo vespertino durante las próximas dos semanas. Sin embargo, en la noche del 21 será el momento idóneo para disfrutar del espectáculo, tal y como te contamos aquí. Un gran día para los amantes de la astronomía.