Un estallido de rayos gamma trastoca la clasificación de esos fenómenos extremos