Zelandia, el continente perdido, como nunca antes se había visto

By 23/06/2020 Portal

En 2017 los científicos hicieron oficial un increíble hallazgo: la Tierra tenía un continente más. Aunque se sospechaba desde hacía décadas, Zelandia (o Zealandia), que se en los alrededores de lo que hoy es Nueva Zelanda, fue nombrado como el octavo continente. Con un tamaño similar al de India, el 94% de su terreno se sumergió bajo el mar hace más de 70 millones de años, a la vez que se formaba el Cinturón de Fuego del Pacífico. Se trataba por tanto del continente más joven, pequeño, delgado y más sumergido del planeta. Ahora un grupo de científicos ha creado varios mapas en los que se puede observar Zelandia como nunca antes.

Antes de la gran exitinción de los dinosaurios, éstos se paseaban por Zelandia, el continente que iba desde Nueva Caledonia al norte hasta más allá de las islas subantárticas de Nueva Zelanda por el sur. Un nutrido grupo de especies deambulaba por su paraje ondulado, aunque sin montañas, tal y como se puede observar gracias a los mapas recién publicados por GNS Science, en la web interactiva E Tūhura – Explore Zealandia.

Los mapas cubren la batimetría -la forma del fondo del océano-, junto con los orígenes tectónicos del continente. Todo surgió a partir de que el supercontinente Gondwana se fracturara en cinco partes, creando lo que hoy es América del Sur, África, la Antártida, India, Australia y Zelanda. Esto ocurrió hace entre 150 y 50 millones de años, si bien el proceso dejó algunas pistas enterradas: la geología de Zealandia, con sus cimientos más antiguos de granitos y grises, y la cubierta de rocas volcánicas y sedimentarias más jóvenes, que eran sorprendentemente similares a la de sus antiguos vecinos en Australia y la Antártida.

Mapa batimétrico de Zelandia

GNS Science
Esto indica que durante al menos 400 millones de años, hasta hace unos 100 millones de años, la Placa del Pacífico se estaba subduciendo debajo del borde oriental de Gondwana. Los sedimentos se acumularon a lo largo del margen del continente y se arrugaron y deformaron a medida que las placas que chocaban. Pero entonces, la situación tectónica cambió, y el supercontinente se estiró y se separó, creando en uno de los fragmentos Zelandia. Al principio, este también era tierra, pero se fue hundiendo lentamente a medida que creció el Mar de Tasmania. Además, se siguió estirando y haciéndose cada vez más fino, hasta que hace unos 25 millones de años quedó casi todo sumergido.

En gris Zelandia, el octavo continente. En verde, la parte de tierra sobre el nivel del mar que aún queda

GNS Science
«Estos mapas son un punto de referencia científico, pero también son más que eso», explica al Nzherald el geólogo Nick Mortimer, uno de los responsables del proyecto. «Hemos creado estos mapas para proporcionar una imagen precisa, completa y actualizada de la geología de la zona de Nueva Zelanda y el Pacífico sudoeste, mejor de lo que hemos tenido antes». Además, el hecho de que estén abiertos a toda la comunidad científica proporciona una excelente herramienta para estudiar el fondo. Esta iniciativa forma parte de un proyecto global con objeto de poder disponer de una cartografía batimétrica de todo el fondo marino para 2030.