El ayuno intermitente, ¿una protección para el cerebro?