La forma de las ondas gravitatorias podría revelar qué objetos las generaron