Los ‘√°rboles de la luna’ que germinaron en suelo terrestre

By 07/03/2021 Portal

El Apolo 14 fue la tercera misión tripulada que aterrizó en nuestro satélite, a bordo iban los astronautas Alan Shepard, Stuart Roosa y Edgard Mitchell. Con ellos llevaban una estación científica para recoger muestras lunares, una Biblia en microfilm, el primer versículo del Génesis en dieciséis idiomas, un palo de golf, dos pelotas y quinientas semillas.

Esta misi√≥n es recordada en el imaginario colectivo gracias a la imagen del comandante Shepard jugando al golf en la luna. Quiz√°s, lo que muchos desconocen es que mientras sus compa√Īeros caminaban por la superficie lunar, Roosa orbit√≥ la luna en treinta y cuatro ocasiones con el cargamento bot√°nico.

Una cuarentena accidental
Con tan singular experimento los científicos estadounidenses pretendían explorar la ingravidez en las semillas, así como analizar los posibles efectos nocivos de la radiación en las plantas.

La afici√≥n por las semillas le ven√≠a al piloto del m√≥dulo lunar desde tiempo atr√°s, cuando hab√≠a sido ‘saltador de humo’, esto es, un bombero que se lanza en paraca√≠das en los incendios forestales para trabajar en la primera l√≠nea de defensa.

Para la misión del Apolo 14 se seleccionaron muestras de cinco árboles diferentes: secuoya (
Sequoia semperirens
), pino taeda (
Pinus taeda
), sicomoro americano (
Platanus occidentalis
), abeto Douglas (
Pseudotsuga menziesii
) y goma dulce estadounidense (
Liquidambar styraciflua
).

Tras el amerizaje las semillas entraron, al igual que el resto de la tripulaci√≥n, en un periodo de cuarentena, para impedir que los potenciales pat√≥genos lunares pudieran ocasionar da√Īos biol√≥gicos irreparables en nuestro planeta.

Curiosamente, antes de terminar la cuarentena el recipiente que las conten√≠a se fragment√≥ y todas las semillas se mezclaron entre s√≠. Finalmente, fueron plantadas y de ellas brotaron m√°s de cuatrocientas plantas, que fueron donadas a escuelas, universidades y oficinas gubernamentales. A todos ellas se las conoce como ‘√°rboles de la luna’ (moon trees en ingl√©s).

La semilla que no soportó la noche lunar
En este momento se conocen la ubicación exacta de más de medio centenar de los árboles lunares, la gran mayoría se encuentran en Estados Unidos, pero también hay ejemplares en Brasil, Japón y Suiza.

Uno de ellos es un pl√°tano occidental que da la bienvenida a los visitantes del Centro de vuelo espacial Goddard de la NASA. De todas formas, el √°rbol m√°s entra√Īable de todos ellos es un sicomoro americano que fue traslado a la tumba del astronauta Stuart Roosa cuando falleci√≥ en 1994.

El Apolo 14 fue el primer gran paso de la aventura bot√°nica espacial, el siguiente se produjo mucho tiempo despu√©s -en el a√Īo 2019- cuando la sonda espacial china Chang`e 4 explor√≥ la cara oculta de la luna. Con ella viaj√≥ un contenedor sellado con semillas de algod√≥n, colza, patata y arabidopsis, as√≠ como huevos de la mosca de la fruta y algunas levaduras.

A pesar de que la semilla de algodón germinó, los brotes perecieron pocos días después, debido a que la cámara que las albergaba se quedó sin batería, rompiendo la minibiosfera y haciendo imposible que la planta pudiera seguir su curso.

M. Jara

Pedro Gargantilla es médico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgación