¿Nos aboca el calor extremo a un planeta inhabitable?