Según un estudio, las personas que viven en terrenos de montaña (más aislados) son menos amables y responsables

By portal-3

Según un estudio, las personas que viven en terrenos de montaña (más aislados) son menos amables y responsables

El abuelito de Heidi parecía duro por fuera pero luego, por dentro, era un trozo de pan. O quizá era simplemente duro y Heidi lo ablandó. Esta segunda hipótesis parece la más plausible a la luz de los hallazgos presentados por el siguiente estudio publicado en Nature.

En él, se señana que las personas que viven en terrenos montañosos, es decir, que viven más aislados que las personas más urbanitas, puntúan más bajo de media en algunos ragos psicológicos como son la amabilidad, la responsabilidad, la extraversión, la apertura a la experiencia y el neuroticismo.

Rural VS Urbano

La topografía es un factor crucial que configura el paisaje psicológico de las regiones. Para probarlo, en el citado estudio se ivnestigó si la topografía estaba asociada con la variación regional de la personalidad en Estados Unidos.

De acuerdo con la teoría de los asentamientos fronterizos, los resultados de la modelización multinivel revelaron que las áreas montañosas eran más bajas en amabilidad, extraversión, neuroticismo y responsabilidad pero más altas en apertura a la experiencia.

Los algoritmos de bosque aleatorio condicional, un método de clasificación o regresión que funciona creando una multitud de árboles de decisión durante el aprendizaje, confirmaron la «montañosidad» como un predictor significativo de la personalidad cuando se compararon con un conjunto conservador de controles.

Las comparaciones entre el este y el oeste destacaron las posibles diferencias entre los efectos ecológicos (impulsados ​​por las características físicas) y socioculturales (impulsados ​​por las normas sociales) del terreno montañoso.

Polanco Skyline Mexico City Df

Esta tendencia puede debeser a, entre otros factores, a lo que señalaba Edward Glaeser en su libro El triunfo de las ciudades: las ciudades permiten que confiemos más los unos en los otros, aunque no nos conozcamos de nada. En el campo puedes confiar en los vecinos próximos, incluso en los habitantes de los pueblos próximos, si me apuráis, pero en el campo es donde se usa más frecuentemente el término “forastero”. Es decir, el 99,9 % de la gente del mundo que se acerca a nuestra casa solitaria.

En las ciudades, sin embargo, no existen los forasteros. Y de existir, confiamos en sus buenas intenciones so pena de que la ley caiga sobre ellos (o las miradas de los demás ciudadanos que viven a nuestro alrededor, encima, debajo, junto a nosotros.)

A pesar de que el campo nos parece más idílico, algo tienen las ciudades que ha ido atrayendo a cada vez más personas en todo el mundo. En el año 2008, de hecho, se produjo por primera vez en la historia el hito de que la mayoría de los humanos ya vivía en ciudades. Al menos, lo que parece evidente es que vivir en ciudades es más sostenible a nivel medioambiental.


La noticia

Según un estudio, las personas que viven en terrenos de montaña (más aislados) son menos amables y responsables

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.

Leer más

Libros que nos inspiran: ‘Una selva de sinapsis’ de Ignacio Crespo

By portal-3

Libros que nos inspiran: 'Una selva de sinapsis' de Ignacio Crespo

Lo primero que puede pensarse al hojear el libro de Ignacio Crespo es: ¿otro resumen sobre en funcionamiento del cerebro? ¿La enésima lista de sus partes y funciones? Sin embargo, esto sería una apreciación de todo punto injusta.

No solo porque el título ya nos ofrece una forma estética distinta de acercarnos a la masa gris (una selva, guau), sino porque con los mismos mimbres se pueden concebir objetos muy disímiles. Incluso un olor (almendra quemada) puede ser el resultado de 75 combinaciones químicas distintas que no tienen nada en común salvo eso: que la nariz humana las registra como olor a almendra quemada. Mutatis mutandis, con lo mismo también se puede concebir algo diferente y original, y lo común también puede ser fruto de combinaciones originales. Eso es Selva de sinapsis.

Adentrándonos en el cerebro

El cerebro solo es un pedazo de materia, como lo pueda ser un pisapapeles. La diferencia más importante estriba en que una de las propiedades del cerebro es creerse vivo, que goza de libre albedrío y hasta que es un agente racional.

La realidad, empero, es un poco menos alucinante: el libre albedrío probablemente sea una ilusión cognitiva; la racionalidad está limitada por la información con la que contamos, el tiempo del que dispone y el hardware que se posee para pensar, lo que el Nobel Herbert Simon denominaba «racionalidad limitada»; y qlo de estar vivo… bien, al final puede definirse en términos termodinámicos como un sistema metaestable que tiende a la estabilidad, lo cual no dista mucho de un termostato o un misil termodirigido.

t

Y, sin embargo, el cerebro es probablemente uno de los objetos más extraordinarios, complejos, terriblemente bien diseñados y terriblemente mal diseñados que conocemos (valga en oxímoron casi palindromático). Una suerte de caja negra en la que apenas podemos penetrar.

Para asimilar toda su complejidad, lo que sabemos, lo que no sabemos y lo que quizá nunca podremos saber, Ignacio nos conduce por la selva cual guía turístico, con el tono docto de un cicerone mezclado con el desopilante de un maestro de ceremonias. Porque, sí, el libro también es muy divertido y está jalonado de metáforas y comparaciones muy ingeniosas que invitan a sonreír (a veces con los labios, a veces con la mente).

Ahí van unos ejemplos tomados al azar, página 136: «Una indigestión no es demasiado grave, pero las infecciones en la naturaleza se pagan más caras que el roaming». O este subtítulo, en la página 36: «¿QUIÉN VIVE EN LA PIÑA DEBAJO DEL MAR?». Más: «De hecho, durante mucho tiempo, esa fue la respuesta para todas las preguntas difíciles: «Lo hizo un dios». Ya fuera Odín, Yahvé, Alá o Chuck Norris, el comodín divino silenciaba cualquier duda». O este párrafo:

Tal vez el ejemplo más famoso sea el de Platón en el siglo IV a. C., que dijo: «El ser humano es un bípedo sin plumas». Una definición que no gustó demasiado a Diógenes el Cínico, quien, con gran diplomacia, decidió tirar un pollo desplumado al suelo de la Academia diciendo: «Aquí tenéis al hombre de Platón». Dejando a un lado que Diógenes habría triunfado en Twitter, hay que reconocer que la respuesta tenía su punto de razón.

Una selva de sinapsis: Lo que escondes en tu cerebro (Contextos)

Una selva de sinapsis: Lo que escondes en tu cerebro (Contextos)

Y aún me acuerdo del número de neuronas, los granos de arroz y los millones de personas que podrían cenar paella.

En ese sentido, la prosa de Ignacio, además de que siempre me parecía estar leyéndola con su voz radiofónica de metatrón, me ha recordado mucho a la de Bill Bryson. Hasta el punto de poder afirmar que Ignacio es nuestro Bill Bryson español: explique lo que explique, lo hará con claridad expositiva, haciendo fácil lo difícil, yendo directamente a lo mollar sin circunloquios ni pedanterías vanas, y lo mejor: buscando que sonriamos. Porque todo entra mejor con un poquito de azúcar, que decía Mary Poppins (¿veis?, ya se me ha pegado).


La noticia

Libros que nos inspiran: ‘Una selva de sinapsis’ de Ignacio Crespo

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.

Leer más

La tecnología 5G podría afectar en la precisión a la hora de predecir el tiempo meteorológico: no, no es una idea magufa

By portal-3

La tecnología 5G podría afectar en la precisión a la hora de predecir el tiempo meteorológico: no, no es una idea magufa

A pesar de que podría ser una afirmación propia de los conspiranoicos o los magufos, liderados por un Miguel Bosé desbocado, un nuevo estudio, el primero de su clase, sugiere que el despliegue de la tecnología 5G podría afectar negativamente en la predicción del tiempo meteorológico.

Concretamente, las señales de las bandas de frecuencia 5G podrían filtrarse potencialmente a la banda utilizada por los sensores meteorológicos en los satélites que miden la cantidad de vapor de agua en la atmósfera.

Radiación no intencionada

Las próximas redes inalámbricas 5G que brindarán un servicio de telefonía celular más rápido pueden generar pronósticos meteorológicos inexactos, según este nuevo estudio patrocinado por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE).

a

El estudio utilizó modelos informáticos para examinar el impacto de la ‘fuga’ de 5G (radiación no intencionada de un transmisor a una banda de frecuencia o canal adyacente) en la predicción del brote de tornados del supermartes de 2008 en el sur y el medio oeste.

Según explica el autor principal Narayan B. Mandayam, profesor distinguido de la Red de información inalámbrica Laboratory (WINLAB), que también preside el Departamento de Ingeniería Eléctrica e Informática de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Rutgers-New Brunswick, la potencia de fuga 5G de -15 a -20 decibelios vatios (un decibel vatio es una unidad de potencia que describe la fuerza de las ondas de radio) afectó la precisión del pronóstico de la precipitación (hasta en 0,9 milímetros) durante el brote de tornado y temperaturas cercanas al nivel del suelo (hasta 2,34 grados Fahrenheit):

Se puede argumentar que la magnitud del error encontrado en nuestro estudio es insignificante o significativa, dependiendo de si representa a la comunidad 5G o la comunidad meteorológica, respectivamente. Una de nuestras conclusiones es que si queremos que las fugas estén en los niveles preferidos por la comunidad 5G, debemos trabajar en modelos más detallados, así como en tecnología de antenas, reasignación dinámica de recursos del espectro y algoritmos mejorados de pronóstico del tiempo que puedan tener en cuenta Fuga de 5G.


La noticia

La tecnología 5G podría afectar en la precisión a la hora de predecir el tiempo meteorológico: no, no es una idea magufa

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.

Leer más

Tien la diez millonésima parte de un metro y es el refrigerador más pequeño del mundo

By portal-3

Tien la diez millonésima parte de un metro y es el refrigerador más pequeño del mundo

Estos emiconductores superpuestos del dispositivo termoeléctrico no son un refrigerador en el sentido tradicional, pero la tecnología en la que se sustentan podría usarse para, en escalas más grandes, refrigerar ordenadores regular la temperatura en redes de fibra óptica y para reducir el «ruido» de la imagen en telescopios y cámaras digitales de alta gama.

La investigación, publicada recientemente en la revista ACS Nano y realizada por físico de UCLA (Universidad de California en Los Ángeles), señala que el dispositivo tiene apenas 00 nanómetros de espesor, una diez millonésima parte de un metro, y un volumen activo total de aproximadamente 1 micrómetro cúbico, invisible a simple vista.

Encabezando la entrada podemos ver una imagen de microscopio electrónico muestra los dos semiconductores del enfriador, una escama de telururo de bismuto y otra de telururo de antimonio-bismuto, superpuestos en el área oscura en el medio, que es donde ocurre la mayor parte del enfriamiento. Los pequeños ‘puntos’ son nanopartículas de indio, que el equipo utilizó como termómetros.

Telururo de bismuto y telururo de antimonio-bismuto

Fabricados intercalando dos semiconductores diferentes entre placas metalizadas (dos materiales semiconductores estándar: telururo de bismuto y telururo de antimonio-bismuto), estos dispositivos funcionan de dos formas. Cuando se aplica calor, un lado se calienta y el otro permanece frío; esa diferencia de temperatura se puede utilizar para generar electricidad.

Pero ese proceso también se puede ejecutar a la inversa. Cuando se aplica una corriente eléctrica al dispositivo, un lado se calienta y el otro se enfría, lo que le permite servir como enfriador o refrigerador.

Thermoelectic DeviceUn dispositivo termoeléctrico estándar, que está hecho de dos materiales semiconductores intercalados entre placas metalizadas.

Para superar el desafío medir la temperatura de sus enfriadores termoeléctricos, los investigadores depositaron nanopartículas hechas del elemento indio en cada uno y seleccionaron una partícula específica para que fuera su termómetro. Al medir la densidad del indio, los investigadores pudieron determinar la temperatura precisa de la nanopartícula y, por lo tanto, la temperatura más fría.

Para complementar las mediciones, los investigadores inventaron una técnica llamada termometría de condensación. La idea básica es simple: cuando el aire normal se enfría a una cierta temperatura, el punto de rocío, es decir, la más alta temperatura a la que empieza a condensarse el vapor de agua contenido en el aire, produciendo rocío, neblina, cualquier tipo de nube o, en caso de que la temperatura sea lo suficientemente baja, escarcha, el vapor de agua en el aire se condensa en gotas de líquido, ya sea rocío o lluvia.

El equipo aprovechó este efecto al encender su dispositivo mientras lo observaba con un microscopio óptico. Cuando el dispositivo alcanzó el punto de rocío, se formaron instantáneamente pequeñas gotas de rocío en su superficie.


La noticia

Tien la diez millonésima parte de un metro y es el refrigerador más pequeño del mundo

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.

Leer más

Pseudociencia pedagógica e ideas inertes

By portal-3

Pseudociencia pedagógica e ideas inertes

Que proliferen formaciones dando por consolidadas propuestas pseudocientíficas como las Inteligencias Múltiples, Pedagogía Sistémica, Waldorf, Programación Neuro-Lingüística o Constelaciones familiares en los espacios responsables de garantizar el rigor educativo es una mala noticia que debe irse corrigiendo.

Ideas inertes

El 90 % de los docentes cree en ‘edumitos’ que pueden perjudicar a sus alumnos. Mitos como la creencia de que una estimulación extraordinaria aumenta el rendimiento cognitivo (no siempre es así y también se puede llegar a mermar la motivación) o que adaptar la forma de enseñar a los estilos de aprendizaje de los alumnos mejora los resultados.

Este mito tan extendido tiene que ver con la aplicación de la teoría de las inteligencias múltiples, propuesta por el psicólogo y pedagogo Howard Gardner, que no tiene sustento.

No hay niños lingüísticos y niños matemáticos. No hay niños de hemisferio derecho y niños de hemisferio izquierdo. No hay niños visuales y niños auditivos. La creencia de que solo podemos tener un tipo de inteligencia es falso. Si no, todos los músicos serían pésimos en matemáticas, o los dibujantes no sabrían tocar bien ningún instrumento.

También existe la creencia de que los niños de hoy son nativos digitales, cuando en realidad no usan la tecnología de forma diferente.

Con todo, lo importante no es tanto el sistema educativo, en sí, ni siquiera el tipo de ideas que se transmiten, sino las ideas son inertes o no.

Alfred N. Whitehead, uno de los filósofos más importantes del siglo XX, en su discurso The Aims of Education, de 1916, fue quien abordó la importancia nociva de estas ideas en la educación. Las ideas inertes son emitidas por los docentes y recibidas por los discentes sin ser utilizadas, o contrastadas, o incoportadas en combinaciones nuevas.

Como escribió Albert Einstein en Notas autobiográficas:

En realidad es casi un milagro que los modernos métodos de enseñanza no hayan estrangulado ya la sagrada curiosidad de la investigación, pues, aparte de estímulo, esta delicada planta necesita sobre todo de libertad; sin esta se marchita indefectiblemente. Es grave error creer que la ilusión de mirar y buscar puede fomentarse a golpe de coacción y sentido del deber. Pienso que incluso a un animal de presa sano se le podría privar de su voracidad si, a punta de látigo, se le obligara continuamente a comer cuando no tiene hambre, y sobre todo si se eligen de manera conveniente los alimentos así ofrecidos.

Otro mito educativo se extiende hacia la idea de que jugar al ajedrez, tocar un instrumento musical, leer novelas, hacer autodefinidos… muchos hobbies o pasatiempos a menudo han sido presentado como algo más: algo así como mejoras importantes de nuestra arquitectura mental. Sin embargo, esto parece un cliché, un cajón de sastre para el cual no hay evidencia científica, como podéis ver en el siguiente vídeo:


La noticia

Pseudociencia pedagógica e ideas inertes

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.

Leer más

La Antártida y Groenlandia se están dirritiendo y en menos de un siglo podrían aumentar casi 30 cm el nivel de mar

By portal-3

La Antártida y Groenlandia se están dirritiendo y en menos de un siglo podrían aumentar casi 30 cm el nivel de mar

Los gases de efecto invernadero emitidos por la actividad humana, como el dióxido de carbono, contribuyen significativamente al cambio climático y al calentamiento de las temperaturas. Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida se derriten a gran velocidad por ello. Solo Groenlandia, 532.000 millones de toneladas de hielo en 2019.

Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de más de 60 científicos del hielo, el océano y la atmósfera estima cuánto contribuirán estas capas de hielo derretidas a los niveles globales del mar.

Greenland

Este nuevo estudio es parte del Proyecto de Intercomparación de Modelos de Capa de Hielo (ISMIP6), que está dirigido por NASA Goddard.

Los resultados sugieren que, si las emisiones humanas de gases de efecto invernadero continúan al ritmo actual, las capas de hielo que se derriten de Groenlandia y la Antártida contribuirán en más de 28 centímetros al nivel global del mar.

La pérdida de la capa de hielo en la Antártida es un poco más difícil de predecir porque, si bien las plataformas de hielo continuarán erosionándose en el lado occidental del continente, la Antártida oriental podría ganar masa a medida que aumentan las temperaturas debido al aumento de las nevadas.

Según explica Helene Seroussi, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, quien dirigió el modelado de la capa de hielo antártica en el proyecto ISMIP6:

La región del mar de Amundsen en la Antártida occidental y la tierra de Wilkes en la Antártida oriental son las dos regiones más sensibles al calentamiento de las temperaturas del océano y las corrientes cambiantes, y seguirán perdiendo grandes cantidades de hielo.

Los modelos predictivos, con todo, son limitados y se necesitan más datos. Además, lugares como Groenlandia no es la primera vez que sufren estos cambios radicales. De los dos millones de kilómetros cuadrados de superficie que tiene Groenlandia (cuatro veces la extensión de España), el 85% está cubierto por una capa de hielo.

Sin embargo, cuando llegaron los primeros vikingos al sur de Groenlandia procedentes de Islandia, en el año 982, tenía mucho menos que ahora y era muy verde, por eso fue bautizada precisamente como isla verde (Greenland o Grønland en danés). Entonces, la vegetación en Groenlandia ocupaba aproximadamente el 15 % de toda la superficie. Y más atrás en el tiempo, entre 450.000 y 900.000 años atrás, según han revelado muestras de ADN recogidas en el fondo de una perforación de dos kilómetros en el hielo que cubre la isla, Groenlandia era un paraíso verde cubierto de bosques boreales.


La noticia

La Antártida y Groenlandia se están dirritiendo y en menos de un siglo podrían aumentar casi 30 cm el nivel de mar

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.

Leer más