Emerge una isla ‘fantasma’ en el Pacífico vista por última vez en 2006

Por 28/09/2022 Portal

En el suroeste del Océano Pacífico, una cordillera sumergida en el lecho marino que se extiende desde Nueva Zelanda hasta Tonga tiene la mayor densidad de volcanes submarinos del mundo. El pasado 10 de septiembre uno de ellos despertó. Como consecuencia, once horas después de que comenzara la erupción, una nueva isla emergió , rodeada de vapor y ceniza, además de columnas de agua descolorida formadas por agua de mar ácida y sobrecalentada que seguramente contienen partículas, fragmentos de roca volcánica y azufre, según relata en un comunicado la NASA. Lentamente, los escombros se acumularon en una isla completamente nueva, cubriendo 4.000 metros cuadrados y alcanzando una altura de 10 metros en unos pocos días. El 20 de septiembre, funcionarios de los Servicios Geológicos de Tonga (TGS) anunciaron que la isla había aumentado seis veces su tamaño, expandiéndose a 24.000 metros cuadrados. Sin embargo, a pesar de ser una ‘recién nacida’, no es la primera vez que se observa algo así en la zona. Es una suerte de ‘isla fantasma’, que aparece y desaparece tras las erupciones volcánicas. El monte submarino Home Reef Aunque técnicamente la isla es una nueva formación, en realidad en la zona ya han surgido antes otras islas. Se trata del monte submarino Home Reef , situado en las Islas Tonga Central, donde cada cierto tiempo, rezuma la lava, expulsando columnas de vapor y ceniza. El material se acumula y, resurgiendo como el ave fénix, esta estructura efímera se levanta. Sin embargo, será por poco tiempo, ya que con toda probabilidad acabará de nuevo hundida en el ardiente ‘Anillo de Fuego’ del Océano Pacífico, erosionada por las olas. La última vez que Home Reef dio a luz a una nueva isla, en 2006, el volcán produjo tantos escombros que una enorme balsa de piedra pómez afloró y quedó a la deriva en el Pacífico Sur, dando la extraña apariencia de tierra. Sin embargo, las embarcaciones podían pasar a través de ella. El mar tardó un año en erosionar la cresta que había surgido de Home Reef, una formación casi tan grande como la anterior registrada, en 1984, donde llegó a alcanzar más de 50 metros e incluso albergó una pequeña laguna. Anteriormente, otras ‘islas fantasma’ como esta y la actual fueron avistadas en 1852 y 1857. El volcán submarino responsable de estas estructuras efímeras se encuentra en una región del Océano Pacífico conocida como la zona de subducción de Tonga-Kermadec , donde se hallan algunas de las placas tectónicas de convergencia más activas del mundo. Aquí, la Placa del Pacífico se está continua y rápidamente deslizando bajo otras dos placas (Kermadec y Tonga) a una velocidad de aproximadamente 24 centímetros por año, formando la segunda fosa más profunda del mundo y un arco volcánico extremadamente activo. Las imágenes satelitales de la reciente erupción capturaron la formación de la nueva isla con asombroso detalle. La imagen a continuación fue publicada por la NASA utilizando datos del Servicio Geológico de EE. UU. el 14 de septiembre y en ella se aprecia no solo una larga estela de humo, sino también una intensa decoloración del océano circundante. Lauren Dauphin/Observatorio de la Tierra de la NASA/USGS Una imagen de seguimiento tomada el 18 de septiembre con datos del USGS y compartida por el TGS en redes sociales muestra su evolución. La erupción que formó Home Reef en septiembre de 2022 USGS «El volcán presenta riesgos bajos para la comunidad de la aviación y los residentes de Vava’u y Ha’apai», anunció TGS el 20 de septiembre. «Sin embargo, se recomienda a todos los barcos que naveguen más allá de los 4 kilómetros de distancia de Home Reef hasta nuevo aviso». MÁS INFORMACIÓN noticia Si La NASA impacta un asteroide, ¿qué viene después? noticia No Primera prueba de defensa planetaria: «Todo apunta a que el asteroide se ha movido» Desde el 25 de septiembre no ha habido más avistamientos de cenizas volcánicas o vapor en esta porción del Pacífico. Es probable que Home Reef haya terminado por ahora, dejándonos, de momento, su nueva y efímera ‘isla fantasma’.