¿Podría caer el cohete chino en Madrid?

By 06/05/2021 Portal

La primera etapa del cohete chino Long March 5B, que fue lanzado al espacio el pasado 29 de abril con el primero de los módulos que integrarán la nueva estación espacial ‘Tianhe’ (Armonía Celestial) se encuentra fuera de control. Las principales agencias espaciales y organismos de defensa están en alerta debido a la caída de los restos del cohete, que medía casi 30 metros de largo y 5 de diámetro. Se prevé que la mayoría de los trozos de la nave se desintegren cuando entren en contacto con la atmósfera terrestre el próximo sábado 8 de mayo y no se conoce el lugar exacto donde podrían impactar los restos ni los daños que estos podrían provocar si finalmente aterrizaran en una zona habitada.

Actualmente la inclinación orbital del cohete es de 41,5 grados, lo que significa que sus restos podrían caer tanto al norte, en ciudades como Nueva York, Madrid o Pekín, como al sur, en lugares como Chile o Wellington, en Nueva Zelanda. Sin embargo, la comunidad científica apunta a que lo más probable es que los restos acaben en el océano, ya que el 70 % de nuestro planeta está cubierto por agua.

Jonathan McDowell, experto del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, aseguraba a la cadena CNN que la situación no es de peligro extremo. «No creo que la gente deba tomar precauciones. El riesgo de que haya algún daño o de que golpee a alguien es bastante pequeño. No es despreciable, podría suceder, pero la probabilidad es ínfima. No perdería ni un segundo de sueño por esto como una amenaza personal», afirmó en la cadena.

No obstante, en sus declaraciones a The Guardian, McDowell recordó que la última vez que un cohete Long March 5B fue lanzado, grandes escombros del mismo volaron por el cielo y dañaron varios edificios en Costa de Marfil.

¿Dónde caerá el cohete?
No se podrá saber el lugar y la hora exacta donde impactarán los restos del cohete. Sin embargo, los científicos estiman que entrará en contacto con la armósfera de nuestro planeta entre el sábado 8 de mayo y el domingo 9.

Lo más probable es que los restos acaben en el océano y que no tengan ningún impacto en la población de ningún punto del globo, incluida Madrid. Además, Holger Krag, jefe de la Oficina del Programa de Seguridad Espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha declarado para SpaceNews que solo alcanzarán la Tierra entre el 20 y el 40 % de los restos del cohete chino, ya que la mayor parte de los mismos se desintegrarán.