Cada forma de disociación tiene su propio patrón