Cambiar los sentimientos puede potenciar la creatividad