Catorce años para medir el retardo de la luz de un cuásar