Científicos crean accidentalmente un raro híbrido de dos peces en peligro de extinción

By 20/07/2020 Portal

Científicos de Hungría pensaban que era seguro poner cerca esperma de pez remo estadounidense con huevos de esturión ruso en su laboratorio. Total, 184 millones de años de evolución y decenas de miles de kilómetros de separación física habrían provocado que ambas especies fueran sexualmente incompatibles. Pero se equivocaban. Y fruto de este «incidente» ha nacido una nueva especie híbrida.

La idea original era lograr que los óvulos del esturión, que se encuentra en peligro de extinción, se reprodujeran asexualmente a través de un proceso llamado ginogénesis, muy utilizado en la reproducción en cautividad de peces. Este proceso requiere de la presencia de esperma, pero el ADN no se llega a introducir en el óvulo. Pero el plan no salió como estaba planeado. Al final el ADN sí que se transfirió al óvulo, por lo que se creó una nueva variedad. Las conclusiones se acaban dde publicar en la revista «Genes».

Dos especies muy diferentes
Estas criaturas de aspecto extraño son una extraña mezcla de dos especies de aspecto muy diferente, que podrían nunca haber tenido contacto si los humanos no hubieran intervenido. Los e
sturiones rusos se alimentan de lo que encuentran en fondos de mares, lagos y ríos en el este de Europa, Serbia y Oriente Medio. No se encuentran en los Estados Unidos, ni siquiera como especie invasora. Por su parte, como su nombre lo indica, el pez espátula americano se puede encontrar en los ríos de los Estados Unidos, utilizando sus hocicos inusualmente largos y en forma de paleta para cavar en busca de comida en el lodo.

Los descendientes de estas dos especies son, si es posible, incluso más extraños que sus padres. Algunos poseen aletas y hocicos de esturión clásicos, junto con las típicas bocas y apetitos de pez remo. Pero otros se parecen mucho más a los esturiones que a los peces espátula. «Simplemente no lo creía. Pensé, ¿hibridación entre esturión y pez remo? No es posible», explica el biólogo Solomon David al The New York Times.

La imagen superior presenta un esturión ruso típico; la imagen inferior es de un pez remo estadounidense. Las dos imágenes del medio presentan ejemplos híbridos de los dos. La inferior es un pez espátula americano

Kaldy et al., Genes, 2020
Puede parecer imposible, pero tan diferentes como se ven estos peces, tienen grandes similitudes: ambas especies son conocidas como fósiles vivos, como los cocodrilos, porque han cambiado muy poco a lo largo de su historia evolutiva. Además, ambos compartieron un ancestro común que vivió durante la era de los dinosaurios, y aunque eso podría parecernos hace mucho tiempo, para estos peces eso es una gota en el cubo.

«Estos fenómenos podrían conducir a una mayor similitud, compatibilidad y flexibilidad entre los genomas del esturión y permitir la hibridación entre el esturión ruso y el pez espátula estadounidense a pesar de las grandes distancias geográficas, fisiológicas y morfológicas», argumentan los autores. Eso hace que esto sea todo un descubrimiento, agrega el equipo, ya que otras hibridaciones entre familias taxinómicas igualmente distantes han fallado.

Si bien estos nuevos peces son probablemente estériles, como otros híbridos, parece que son capaces de sobrevivir a un ritmo similar al pez espátula estadounidense. De hecho, algunos todavía están vivos y «coleando» aún. Sin embargo, los científicos no tienen planes de producir más de estos peces híbridos, aunque continuarán estudiando cómo se reproducen el esturión y el pez espátula con la esperanza de poder salvar a estos peces al borde de la extinción.