¿De dónde salieron los pterosaurios?

By 10/12/2020 Portal

Los pterosaurios fueron los primeros reptiles voladores. Estos grandiosos animales dominaron los cielos durante 150 millones de años antes de extinguirse junto con los dinosaurios hace unos 66 millones de años. Sin embargo, su origen evolutivo y cómo obtuvieron su capacidad para volar han sido un misterio para los paleontólogos durante los últimos 200 años. ¿De dónde vienen? Ahora, investigadores del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (Virginia Tech, EE.UU.) han arrojado luz a esta cuestión identificando a sus parientes más cercanos, un grupo de «precursores de los dinosaurios» llamados lagerpétidos. Sus hallazgos aparecen publicados en la revista «Nature».

Representación artística de Dromomeron (primer plano) y dinosaurios y parientes asociados, basada en fósiles de Ghost Ranch, Nuevo México – Donna Braginetz

Los fósiles de Dromomeron gregorii, una especie de lagerpétido, fueron recogidos por primera vez en Texas en las décadas de 1930 y 1940, pero no se identificaron correctamente hasta 2009. En la excavación solo aparecieron un cráneo parcial y una caja cerebral bien conservados, que, después de una investigación adicional, reveló que estos reptiles tenían un buen sentido del equilibrio y probablemente eran animales ágiles.

Después de encontrar más especies de lagerpétidos en América del Sur, los paleontólogos pudieron crear una imagen bastante buena de lo que eran estas criaturas: pequeños reptiles sin alas que vivieron en Pangea durante gran parte del período Triásico, desde hace 237 a 210 millones de años. En los últimos quince años, la aparición de muchos cráneos, extremidades y vértebras en EE.UU., Brasil, Argentina y Madagascar dio a los paleontólogos las pistas para relacionar a estos animales con los pterosaurios.

Un esqueleto parcial de Lagerpeton (caderas, piernas y vértebras) de unos 235 millones de años hallado en Argentina. Un examen más detallado de este espécimen ayudó a vincular las características de los lagerpétidos a los pterosaurios

Sterling Nesbitt / Virginia Tech
Los investigadores comprobaron que la longitud y la forma de los huesos de los lagerpétidos eran más similares a los de los pterosaurios que a los de los dinosaurios. Y con la ayuda de nuevos avances tecnológicos, como la micro-tomografía computarizada (μCT), permitió determinar muchas similitudes en sus cerebros y sistemas sensoriales, similitudes que no son apreciables a simple vista.

«Algunos de estos delicados fósiles fueron recolectados hace casi 80 años, y en lugar de cortar destructivamente este primer cráneo conocido de Dromomeron, pudimos usar esta tecnología para reconstruir cuidadosamente la anatomía del cerebro y el oído interno de estos pequeños fósiles para ayudar a determinar el parientes tempranos de los pterosaurios», explica Stocker, profesor de paleontología de vertebrados.

Sin alas
Un hallazgo desolador y desconcertante fue que los lagerpétidos no voladores ya habían desarrollado algunas de las características neuroanatómicas que permitían a los pterosaurios volar, lo que arrojó aún más información sobre el origen del vuelo.

En última instancia, el estudio proporciona un marco completamente nuevo para el estudio del origen de estos reptiles y sus capacidades de vuelo. Con la poca información que tenían los paleontólogos sobre los primeros pterosaurios, a menudo habían creído que la adquisición de su plan corporal único era fruto de una evolución especialmente rápida. Pero ahora que los lagerpétidos se consideran los precursores de los pterosaurios, pueden decir que los pterosaurios evolucionaron al mismo ritmo que otros grandes grupos de reptiles.

«El vuelo es un comportamiento fascinante y evolucionó varias veces durante la historia de la Tierra», señala Serjoscha W. Evers, de la Universidad de Friburgo. «Proponer una nueva hipótesis de sus relaciones con otros animales extintos es un gran paso adelante en la comprensión de los orígenes del vuelo de los pterosaurios».

Algunas preguntas aún permanecen en este misterio evolutivo. Por ejemplo, ¿por qué los lagerpétidos todavía carecen de algunas de las características clave de los pterosaurios, incluida la más destacada de ellas: las alas? «Todavía nos falta mucha información sobre los primeros pterosaurios, y todavía no sabemos cómo sus esqueletos se transformaron en un animal que era capaz de volar», reconoce Sterling Nesbitt, profesor de geociencias.