El cerebro canino no prefiere las caras

Los perros, a diferencia de los humanos, carecen de la especializaci贸n cortical destinada a la percepci贸n facial.