√Čxito del segundo lanzamiento de la nave reutilizable Crew Dragon con cuatro astronautas a bordo

By 23/04/2021 Portal

Despu√©s de un retraso de 24 horas por el mal tiempo, la segunda misi√≥n tripulada a bordo de la Crew Dragon despegaba desde Cabo Ca√Īaveral de forma puntual, a las 11.52 hora peninsular. Y casi como un baile acompasado, todos los pasos sal√≠an seg√ļn lo planeado: desde un incre√≠ble lanzamiento que coloreaba de amarillo y naranja el cielo con algunas nubes sobre Florida; a la sincronizaci√≥n entre el momento en el que la c√°psula con los cuatro tripulantes a bordo alcanzaba la √≥rbita terrestre mientras, a la vez, el cohete Falcon 9 realizaba un amerizaje perfecto sobre el buque ‘Of Course I Still Love You’, que quiere decir ¬ępor supuesto que te sigo queriendo¬Ľ en ingl√©s, un nombre ideado por el siempre pol√©mico Elon Musk. √Čl es el fundador de SpaceX, la compa√Ī√≠a en la que la NASA ha puesto gran parte de sus esperanzas no solo para dejar de depender de las naves Soyuz rusas en el transporte de astronautas a la Estaci√≥n Espacial Internacional (ISS), sino para poner en marcha su ambicioso programa Artemis y volver a llevar al hombre (y a la primera mujer) a la Luna. Y, de ah√≠, a Marte.

Varios factores hacían de este un lanzamiento especial: tanto la cápsula como el cohete, ideados por SpaceX, serían reutilizados por segunda vez en una misión oficial; por primera vez viajarían cuatro astronautas, llenando todos los asientos de la Crew Dragon; y entre los miembros de la tripulación, había dos socios internacionales, uno de ellos un europeo. Los cuatro astronautas a bordo (Shane Kimbrough y Megan McArthur, de la NASA; Akihiko Hoshide, de Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón; y el francés Thomas Pesquet, de la Agencia Espacial Europea) se mostraban sonrientes antes de poner rumbo a la ISS, donde permanecerán seis meses. Allí realizarán diferentes experimentos en gravedad cero hasta que regresen a casa, el 31 de octubre.

Reutilizando los vehículos
La c√°psula Crew Dragon, que fue bautizada por sus primeros tripulantes, los astronautas estadounidenses Bob Behnken y Doug Hurley, como Endeavour, ha pasado una serie de pruebas antes de volver a ser reutilizada. El Endeavour permaneci√≥ atracado en la ISS durante dos meses antes de regresar a la Tierra en agosto de 2020, cuando aterriz√≥ de forma exitosa en el Golfo de M√©xico. Tras ser recuperada por SpaceX, la compa√Ī√≠a llev√≥ a cabo intensas inspecciones para reacondicionarla y ponerla en perfectas condiciones antes del viaje de la misi√≥n Crew-2.

Durante los ex√°menes se hallaron imperfecciones en el escudo t√©rmico m√°s graves de lo esperado, si bien estas partes han sido reemplazadas para las nuevas maniobras. Adem√°s, se realizaron trabajos adicionales en el casco de la nave y se cambiaron las v√°lvulas internas que requer√≠an ser cambiadas. Despu√©s de estas pruebas, la Endeavour fue transportada a Cabo Ca√Īaveral para pasar m√°s ex√°menes como pruebas de interferencia electromagn√©tica, verificaci√≥n ac√ļstica y de sistemas.

Experimentos en gravedad cero
Los astronautas de la Crew-2 se unirán a los otros miembros de la Expedición 65, el astronauta de la NASA Mark Vande Hei y los cosmonautas Oleg Novitskiy y Pyotr Dubrov, de Roscosmos, para una misión de seis meses que llevará a cabo experimentos científicos en órbita terrestre baja.

Un ejemplo de estos experimentos son las pruebas con peque√Īos microchips de tejido, que son modelos de √≥rganos humanos con m√ļltiples tipos de c√©lulas artificiales que se comportan de manera similar a las naturales. Estos chips pueden permitir identificar terapias seguras y efectivas (medicamentos o vacunas) mucho m√°s r√°pidamente que el proceso est√°ndar aprovechando que en gravedad cero el cuerpo humano sufre una aceleraci√≥n del envejecimiento y de la progresi√≥n de las enfermedades. ¬ęLos cient√≠ficos utilizan chips de tejido especializados en el espacio para modelar enfermedades que afectan √≥rganos espec√≠ficos del cuerpo humano, pero que pueden tardar meses o a√Īos en desarrollarse en la Tierra¬Ľ.

¬ęSabemos que las c√©lulas se comunican entre s√≠ y que esta comunicaci√≥n es fundamental para el funcionamiento adecuado¬Ľ, afirma Liz Warren, directora senior de programas del Laboratorio Nacional de EE. UU. de la ISS. ¬ęNo entendemos completamente por qu√©, pero en microgravedad, la comunicaci√≥n de c√©lula a c√©lula funciona de manera diferente a como lo hace en un matraz de cultivo celular en la Tierra. Las c√©lulas tambi√©n se agregan o se juntan de manera diferente en microgravedad. Estas caracter√≠sticas permiten que las c√©lulas se comporten m√°s como lo hacen cuando est√°n dentro del cuerpo. Por lo tanto, la microgravedad parece brindar una oportunidad √ļnica para la ingenier√≠a de tejidos¬Ľ.