La comunicación a distancia atenúa la sincronía entre cerebros