La margarita que ofrece sexo falso para obtener polen

Por 24/03/2023 Portal

Una mosca macho se acerca a una flor, se posa encima de lo que cree que es una mosca hembra y se mueve. Está tratando de aparearse, pero no lo consigue. Lo intenta de nuevo y su seductora compañera no responde. No hay nada que hacer. Finalmente, se da por vencido y se va sin lograr su objetivo. Es la flor la que ha conseguido lo que quería: el polen. Una margarita sudafricana, Gorteria diffusa , es la única conocida que tiene una estructura tan complicada que sus pétalos se asemejan a una mosca hembra. El mecanismo detrás de este engaño tridimensional convincente, completo con protuberancias peludas y reflejos blancos, ha intrigado a los científicos durante décadas. Ahora, los investigadores han identificado tres conjuntos de genes involucrados en la construcción de la mosca falsa en los pétalos de la margarita. La gran sorpresa es que los tres conjuntos ya tienen otras funciones en la planta: uno mueve el hierro, uno hace que crezcan los pelos de la raíz y el otro controla cuándo se forman las flores. Noticia Relacionada estandar No Las moscas pueden identificar un quinto sabor, el alcalino P. Biosca Un gen permite a la mosca de la fruta diferenciar si el PH de la comida es demasiado alto y, por lo tanto, potencialmente dañino El estudio encontró que los tres conjuntos de genes se han unido en los pétalos de la margarita en una nueva forma de construir moscas falsas. Los genes de ‘movimiento de hierro’ agregan hierro a los pigmentos normalmente rojizos-púrpuras del pétalo, cambiando el color a un azul verdoso más parecido al de una mosca. Los genes del pelo de la raíz hacen que los pelos se expandan en el pétalo para dar textura. Y el tercer conjunto de genes hace que las moscas falsas aparezcan en posiciones aparentemente aleatorias en los pétalos. Con genes ya existentes «Esta margarita no desarrolló un nuevo gen de ‘hacer una mosca’. En cambio, hizo algo aún más inteligente: reunió genes existentes, que ya hacen otras cosas en diferentes partes de la planta, para crear una mancha complicada en los pétalos que engaña a las moscas macho», señala Beverley Glover, profesora del Departamento de Ciencias de la Universidad de Cambridge y autora principal del estudio que aparece publicado en ‘Current Biology’. La margarita sudafricana produce una mosca falsa convincente en sus pétalos U. Cambridge Los investigadores dicen que los pétalos de la margarita le dan una ventaja evolutiva, al atraer más moscas macho para polinizarla. Las plantas crecen en un duro entorno desértico en Sudáfrica, con solo una corta temporada de lluvias en la que producen flores, son polinizadas y dan semillas antes de que mueran. Esto crea una competencia intensa para atraer a los polinizadores, y los pétalos con moscas falsas hacen que la margarita sudafricana se destaque entre la multitud. En comparación con la mayoría de los organismos vivos, el grupo de plantas, incluida la margarita sexualmente engañosa, es muy joven en términos evolutivos, entre 1,5 y 2 millones de años. Las primeras margaritas de este árbol genealógico no tenían las manchas falsas de las moscas, lo que significa que deben haber aparecido en los pétalos de las margaritas muy rápidamente. «Esperaríamos que algo tan complejo como una mosca falsa tardara mucho tiempo en evolucionar, involucrando muchos genes y muchas mutaciones. Pero en realidad, al reunir tres conjuntos de genes existentes, ha sucedido mucho más rápido», explica Roman Kellenberger, investigador postdoctoral en el Departamento de Ciencias de las Plantas de la Universidad de Cambridge y primer autor del estudio. Investigador muestra un flor con una mosca hembra falsa Jacqueline Garget/Universidad de Cambridge Para obtener sus resultados, los investigadores compararon qué genes se activaron en los pétalos con y sin moscas falsas en el mismo tipo de planta de margarita. También los compararon con pétalos de un tipo diferente de margarita que produce un patrón de manchas simple, para determinar qué genes estaban específicamente involucrados en hacer que las manchas de la margarita fueran tan engañosas. Este es el único ejemplo de una flor que produce múltiples moscas falsas encima de sus pétalos. Otros miembros de la familia de las margaritas hacen manchas mucho más simples, por ejemplo, manchas en un anillo alrededor de todos los pétalos, que no son muy convincentes para las moscas reales. Al comparar las diferentes margaritas en el árbol genealógico, los investigadores pudieron determinar el orden en que surgieron las moscas falsas: primero el color, luego el posicionamiento aleatorio y luego la textura. MÁS INFORMACIÓN noticia No Advierten de un ‘corazón caliente’ de magma bajo el volcán del Teide, a menos de 10 km de profundidad noticia No El genoma de Beethoven acaba con el mito sobre su muerte pero no desvela el origen de su sordera «Es casi como desarrollar un órgano completamente nuevo en un período de tiempo muy corto. Las moscas macho no se quedan mucho tiempo en las flores con manchas simples, pero están tan convencidas por estas moscas falsas que pasan más tiempo tratando de aparearse y frotan más polen en la flor, lo que ayuda a polinizarla», dice Kellenberger.