Las personas que buscan productos con «sentido» compran más barato