Más de mil millones de jóvenes corren el riesgo de perder la audición