Una enana roja le ‘arranca’ su atmósfera a un planeta similar a la Tierra

Por 25/10/2022 Portal

Ante los ojos de los astrónomos, un planeta similar a la Tierra ha sido despojado de su atmósfera a causa de la intensa radiación emitida por su estrella, una enana roja. El hallazgo sugiere que también otros mundos en órbita de esta clase de estrellas podrían ser ‘esterilizados’ por ellas, convirtiéndolos en no aptos para la vida. O por lo menos del tipo de vida que conocemos. Se trata de una mala noticia, ya que las enanas rojas son las estrellas más comunes del Universo (diez veces más abundantes que las estrellas como el Sol), y durante años han sido el centro de atención de los astrónomos que se dedican a la caza de planetas habitables. A pesar de tener apenas la décima parte del diámetro de nuestro Sol, las enanas rojas siguen siendo estrellas de la ‘secuencia principal’, lo que significa que en sus núcleos tiene lugar la fusión de átomos de hidrógeno para formar átomos de helio. En la superficie, la temperatura es de ‘sólo’ 2.000 grados centígrados, tres veces menos que la del Sol. Sin embargo, su reducido tamaño y su baja temperatura no debe llevar a engaño. Las enanas rojas hacen gala de una actividad muy superior a la de estrellas como la nuestra, con enormes llamaradas y masivas emisiones de radiación que barren muy a menudo sus alrededores. La historia del desdichado planeta acaba de publicarse en ‘ The Astrophysical Journal’ . Supertierra Su nombre es GJ1252b y fue descubierto en 2020 orbitando alrededor de una enana roja a 66 años luz de distancia de nosotros. Su masa equivale a 1,32 veces la de la Tierra, por lo que se trata de una ‘supertierra’, aunque con una órbita tan cercana a su estrella que le da dos vueltas cada 24 horas. A primera vista, el destino de GJ1252b podría parecer similar al de Mercurio, el planeta de nuestro sistema que más cerca está del Sol. Pero no es así, ya que Mercurio conserva una delgada atmósfera, mientras que GJ1252b la ha perdido por completo. «La presión de la radiación de la estrella es inmensa -explica Michelle Hill, astrofísica de la Universidad de California y coautora del estudio-, suficiente para volatilizar la atmósfera de un planeta». Se estima que las temperaturas diurnas en GJ1252b superan los 1.200 °C, suficiente para derretir metales como el oro, la plata y el cobre. Sin atmósfera En palabras de Stephen Kane, otro de los firmantes del artículo, «el planeta podría tener 700 veces más carbono que la Tierra, y aún así no tendría atmósfera. Se acumularía inicialmente, pero luego disminuiría y se erosionaría». Según los investigadores, incluso planetas más lejos de la enana roja de lo que lo está GJ1252b serían incapaces de mantener una atmósfera, dada la actividad de la estrella. «Es posible -dice Hill- que lo que sucede en este planeta sea una mala señal para mundos que estén más alejados de este tipo de estrellas. Esto es algo que veremos mejor con el Telescopio Espacial James Webb, que observará más planetas como este». MÁS INFORMACIÓN noticia Si La medida más precisa de la composición del Universo noticia No Surge una segunda e inesperada cola en el asteroide en el que impactó la NASA La gran mayoría de las 5.000 estrellas más cercanas a nosotros son enanas rojas, pero otras 1.000 son del mismo tipo que el Sol, y por lo tanto podrían albergar algún planeta hospitalario para la vida. A pesar de todo, los científicos creen que un mundo que orbite a una enana roja lo suficientemente lejos, aún tendría alguna posibilidad de prosperar. «Si un planeta está lo suficientemente lejos -dice Hill- aún podría conservar una atmósfera. Todavía no podemos concluir que todos los planetas rocosos alrededor de estas estrellas se reduzcan al destino de Mercurio. Pero yo sigo siendo optimista».