A√ļn no hay evidencias de que el ayuno intermitente sirva para prevenir enfermedades cardiovasculares