La modificación genética de la planta tomatera abre nuevas vías para la obtención del principal fármaco para tratar la enfermedad de Parkinson.